Worms Rumble se aleja del gameplay típico de un Worms

A partir de la reciente beta lanzada por Team17, uno de los factores que más llamó la atención de esta nueva entrega fué la eliminación del combate por turnos. Siendo este intercambiado por el combate en tiempo real. Es este cambio en Worms Rumble el que planteó cierta incertidumbre sobre los fanáticos. Pero, ¿qué significa todo esto?

Primeramente, el título refuerza el entendimiento de aquellas personas que nunca hayan tenido una experiencia con algún juego de la saga. Dando la opción de pasar por un pequeño tutorial, que es luego complementado con una ruta de práctica donde debemos obtener el menor tiempo posible e incluso dándonos la posibilidad de reemplazar los retos a cumplir para desbloquear objetos en el caso de que se dificulten. Una vez completada la práctica, se explican los 3 modos de juego disponibles. Deathmatch, el contra-todos clásico que es introducido como el modo por excelencia para novatos. Por otro lado, tenemos los modos Last Squad Standing y Last Worm Standing, en definitiva, la novedad de este Worms.

Menú principal del videojuego Worms Rumble

Worms y…¿Battle Royale?

Obviamente, esta saga no podía quedarse afuera de uno de los géneros por excelencia del videojuego contemporáneo. Es entonces, cuando Worms Rumble introduce estos nuevos modos. Last Squad Standing nos une a otros dos jugadores en el bastante amplio mapa de esta beta, Transforming Towers. Cuando hayamos seleccionado la zona donde queramos aparecer en equipo, comenzamos un festín de loot en busca de las distintas armas. Algunas de estas incluyen un novedoso rifle de asalto, la acostumbrada escopeta y el regreso de clásicos como el lanzador de ovejas y las granadas celestiales.

Seguidamente, nos depara una intensa y frenética lucha en contra de otros equipos. Contando claro, con el sistema típico de escudos consumibles, una sola vida, y la capacidad de revivir a tus compañeros. Todo esto junto a una zona de gas que poco a poco va ocupando áreas del mapa que deberemos evitar. Last Worm Standing funciona de una manera similar, con la diferencia de que este nos hace participar de manera individual. Esto significa también, que no podemos ser revividos. Por lo que Worms Rumble, a favor de reforzar la comodidad, recomienda adentrarse acá una vez superado el nivel diez. En el caso de querer jugar en equipos, se recomienda alcanzar el nivel cinco.

Desarrollo del Gameplay de Worms Rumble

Gusanos y armas con estilo

Sin embargo, el progreso de niveles no se limita a adquirir experiencia en cuanto a las mecánicas y como comportarnos en una partida. Ya que se ha ampliado la personalización de los worms lo suficiente como para despegarse de sus antepasados, como podemos ver en este gameplay de Worms WMD. En cambio, acá nos encontramos con un sistema bastante profundo tomando en cuenta la densidad del juego total. Color de la piel, ojos (forma y color), trajes, entre otros. Complementándose a un modelo exclusivo de multijugador en línea, permitiéndonos crear un worm mucho más personal y único. Lo que sumado a un estilo artístico tanto caricaturesco como colorido que adapta de manera muy indicada la esencia de un Worms con un acabado mucho más limpio y pulido. Sacrificando, eso si, la homogeneidad a la que ya se nos estaba acostumbrando.

De manera similar, las armas también suben de nivel a medida que las usamos. Y a cada nivel, vamos desbloqueando recolores que pueden ser comprados, al igual que todos los objetos disponibles, con la moneda del juego que desbloqueamos a medida que progresamos. Aún así, la progresión no es representada de la mejor manera, ya que por partida, iremos usando muchas armas diferentes, ya sea porque nos hemos quedado sin munición o porque su orden de aparición es aleatorio, forzándonos a rotar de manera constante en un modo como Deathmatch con sus reapariciones infinitas. Así, al final de cada partida se nos muestra el progreso de cada arma que hayamos usado de manera individual, una por una. Esto rápidamente se vuelve cansado y podría solucionarse con una disposición en grilla o cuadrícula.

Armería del título, donde podemos personalizar nuestro equipo.

Los bichos más rápidos del oeste

De otro modo, es también válido cuestionarse, ¿cómo se siente este cambio de gameplay? Lo cierto es que sabe incluirse este modelo a la fórmula y mecánicas clásicas de un Worms increíblemente bien. Pese a la poca movilidad que en un principio se asumía, es una realidad que el título entendió los problemas de una baja movilidad. Es por esto que se adaptó al modelo de juego. En el mapa podemos encontrar elementos que nos agilizan. Desde ascensores hasta tirolesas, pasando por objetos destructibles que nos dan acceso a ventilaciones funcionando como escondites y atajos. De la misma manera, contamos con objetos de movimiento. Estos incluyen un jetpack, una pistola de gancho, entre otros. Finalmente, podemos formar una bola y desplazarnos con mayor rapidez. Este «roll» cuenta con una barra de resistencia, cuando esta se agota, debemos esperar a que se recargue para volver a usarlo.

El título, junto al diseño de este nivel, incitan al movimiento constante. Por ejemplo, el sistema de saltos y la habilidad de escalar se ha simplificado al punto de poder realizarse con un solo botón, sin el menor esfuerzo. Al hacer esto, nos permite dejar de lado una mecánica de movimiento que, debido al diseño y gameplay, se vuelve casi obsoleta, priorizando otras como el ya mencionado roll y ascensores repartidos por el área. Es también destacable como se encarga de pausar el ritmo al caer de grandes alturas, dejando inmóvil al worm por un segundo. Mostrando así, la gran diferencia que existe al arrebatarnos esta velocidad.

Evolución graficada de la saga Worms.

¿Volverá la esencia del multijugador?

Con todo esto, es entendible considerar que esta nueva entrega no debería denominarse Worms, ya que su filosofía es contraria al juego de estrategia impuesto en el pasado. Y esto no solo por la obvia falta de un modo por turnos. Sino porque si nos encontramos en una party con amigos, solo podremos jugar al modo Last Squad Standing. Impidiéndonos enfrentarnos ya sea de manera local u online, uno de los aspectos definitivos de la saga. Dejando obsoleta una gran parte de un gameplay que se beneficiaría mucho de un sistema PvP por parties, debido a lo entretenido que resulta el simple hecho de controlar a un worm para probar tu habilidad. No deja de ser un decepcionante desperdicio de potencial, ya que podría funcionar como una nueva manera de enfocar el combate en una saga tan icónica.

El futuro de este Worms es francamente incierto. Pese a contar con un gameplay lo suficientemente fresco y que sabe utilizar elementos y mecánicas de un juego típico de la saga, no deja de ser una suerte de adaptación de una popular fórmula a un público de menores que se ha acostumbrado a la inmediatez y rapidez. Por el temor a quedar en el olvido como una de las opciones menos probables con tantos Battle Royales en el mercado, se vio obligado a ser algo que verdaderamente no es. Pese a esto, no deja de ser una pequeña beta, así que aún hay tiempo de sobra para que el título se actualice antes de su llegada el primero de diciembre.

Beronicle

Beronicle

Como muchas y muchos, me inicié con un Brick Game. Ahora acá me tienen, admirando la portada de Smash Court Tennis Pro Tournament 2 a medida que me trato de hacer un lugar hablando de mi pasión, los videojuegos.
Reseña de Forza Horizon 5 ¿vale la pena?

RESEÑA DE FORZA HORZION 5

El mundo abierto de México nos espera para unas cuantas carreras Playground Games ha tenido un año extra para desarrollar su juego bienal, pero lastimosamente