El nuevo juego de los creadores de Until Dawn genera intriga y sustos, a medias

The Dark Pictures Anthology es un juego episódico, donde cada capítulo es una historia diferente. El 30 de agosto se lanzó el primer capítulo, llamado Man of Medan. El juego está desarrollado por Supermassive Games, creadores de Little Big Planet, pero más reciente, Until Dawn.



Hasta el amanecer

Cuando se hablan de similitudes con el juego anterior, se mantienen los mismos errores pero en muchos casos, se mejora substancialmente a lo que fue el anterior proyecto. Una historia atrapante de misterio, con terror a cuenta gotas es a lo que se viene dedicando Supermassive y para mi gusto se perfeccionó lo suficiente como para notar una muy grata mejora. Haciendo una comparativa, la primera mitad de Until Dawn me parece maravillosa y la segunda un desastre total, que se siente forzada y se pierde todo lo que construyó. En Man of Medan no se sintió ese cansancio en ningún momento. El fotorrealismo en las caras, mejores ángulos y tomas especiales para el terror, ayudan al protagonista de Quantum Break -y otros actores desconocidos- a dar mejor ambientación en esta nueva aventura, aunque varias expresiones faciales denotan un presupuesto menor al exclusivo de Sony.

En el argumento narrativo suelen haber fallos que sólo sirven para dar sentido a la trama. Por ejemplo, con una escena en particular -que está en la demo- se nos muestra cómo la protagonista, y un posible asesino, están en un barco que es azotado por olas. En cierto punto surge un QTE -Quick Time Event- para que te mantengas agarrada del barco sin caerte -porque se pone literalmente a 90 grados- y en ningún momento vemos a este otro sujeto amenazante sufrir algo similar. Estos detalles -fallos en la trama- se repiten varias veces aunque en el momento no se notan ni arruina la experiencia.

Otro argumento fallido son las cámaras fijas en las secciones de exploración, que recuerdan mucho a juegos como Resident Evil. Si bien es entendible que tengan un propósito narrativo/visual para la “película”, estas resultan muchas veces igual de toscas al juego de 1999, arruinando la inmersión, gracias a la confusión que se genera.



Una experiencia complicada

Las animaciones faciales también rompen con la inmersión. Aunque en ciertas partes se destaquen por lo fotorrealista que se pueden ver las caras y como gesticulan; hay otras veces donde carecen de la expresión necesaria para el contexto. Sin contar que cuando hay cambios de planos, se notan que los personajes dejan de estar gesticulando y pasan a ese estado neutro de cara seria, que se vuelve muy rompedor de inmersión. Esto se lo apunto a que, quizás, no jugué la versión corregida, si no la 1.0v con ciertos problemas de colisiones menores.

Mi experiencia no fue completa, ya que sólo probé dos de las tres experiencias posibles. Solo y modo cine, pero hay una variante multijugador que me pareció interesante. Al estilo de A Way Out, se juega desde los distintos puntos de vista de algunos personajes. Me parece que esa idea es la versión definitiva para esta antología de juegos, pero tengo entendido que tiene algunos fallos.

La mala implementación de mecánicas. Poco aporta el mini Guitar Hero para emular los latidos del corazón, ya que termina por resultar fácil y quita la atención de la tensión. Para colmo, falta el imprescindible «caminos posibles» creadas por Quantic Dream con Detroit: Become Human; donde se muestra tu progreso mediante las ramificaciones y se deja en claro todas las posibilidades que tenés. Es una lástima por el juego. A pesar de estos fallos, tiene una trama medianamente interesante, y la idea de un American Horror Story hecha videojuego, promete cumplir para los amantes del sufrimiento. Pero esta primer entrega es completamente prescindible.

Gilpster

Gilpster

El hombre orquesta responsable del sitio, también soy un iluso soñador, amante del asado y de los videojuegos ¿Algo más...? ¡ah si! no, en realidad no.
Quizás te podría interesar