Atrapado en un submarino, en el océano, en una luna, en el espacio.

Barotrauma te lleva a Europa, no el continente, sino que una de las cuatro lunas principales de Júpiter. En la vida real, la humanidad está considerando seriamente su primer misión espacial a este lugar todavía inexplorado. Es probable que debajo de su grueso exterior de hielo exista un océano capaz hasta de albergar vida. De toda esa data se aprovechan para crear un ambiente único, agregando un poco de lovecraft a la olla.

Para moverse por el océano de Europa, los humanos han tenido la genial idea de usar submarinos parecidos a los actuales. Apretados, oscuros, húmedos, y completamente incómodos, pero hacen el trabajo de la forma más efectiva y barata posible. Después de todo, estos submarinos son solo para transportar personas y carga… ¿No?

Si ese fuera el caso, no habría motivo para nombrar a Lovecraft. Resulta que en Europa si hay vida, del peor tipo. La joviana menor está habitada por criaturas que van desde horribles pero inofensivos peces, a monstruos gigantes llenos de odio por los recién llegados.

La consola de mando permite pilotear el submarino y controlar algunos sistemas. También se la puede cablear para darle más acciones.

Barotrauma se juega como un Faster Than Light expandido: Cada submarino tiene su tripulación, compuesta por el avatar del jugador y otros miembros que pueden ser bots u otras personas. Cada tripulante tiene su rol y habilidades específicas que le ayudan a cumplirlo, por ejemplo mecánicos, médicos, capitanes, etcétera. Finalmente cada personaje tiene su propio inventario, compuesto originalmente por herramientas específicas al rol aunque también hay armas, items médicos, ropa, armadura, y mucho más.

Inmediatamente al zarpar se aprecia la atmósfera, con luces que contrastan con la infinita oscuridad del océano alienígena, que nunca ve la luz debido a los miles de kilómetros de hielo que lo cubren. Solo unos pocos faros de alta potencia logran penetrar el negro, dando una leve pista del entorno.

Adentro, solo podemos escuchar lo que la nave nos dice: Ruidos de máquinas, crujidos, pasos de la tripulación y no mucho más. Esto hace la atmósfera única, donde solo se ve completo el cuarto en el que estamos más lo que el personaje podría llegar a ver con sus propios ojos. Es un recurso que pocos juegos en tercera persona usan, pero que bien aplicado produce beneficia la jugabilidad y sobre todo la inmersión.

El editor de submarinos es simple de entender, pero dificil de dominar. Los desarrolladores tomaron nota e hicieron una muy buena guía, disponible en Steam.

La tensión crece cuando en la pantalla del sonar aparecen puntos brillantes en movimiento. Esos pitidos incesantes pasan de ser una forma de navegación segura a tu peor enemigo. El sonar los atrae, y peor, los enoja. Por otro lado, tener confirmación visual de un enemigo cambia el tono rápidamente. El arte claramente no es el fuerte del juego y, si bien los diseños son interesantes, la forma en que el motor maneja los personajes (más de eso en un minuto) hace que su comportamiento y movimientos no sean nada especial.

Incluso si visualmente son hasta graciosos, los enemigos mecánicamente son muy destructivos, incluso los más chicos. Son capaces de golpear el casco hasta agujerearlo y poder entrar al navío. Una vez a bordo, fuera del agua, son más fáciles de matar, pero igual de peligrosos. Algunos incluso pueden infectar a los tripulantes y convertirlos en algo parecido a zombies.

No todas las criaturas buscan matarte, o al menos no inmediatamente. Una especie única de corales Europeos puede anidar amigablemente en tu nave y crecer… y seguir creciendo… hasta convertirse en una entidad auto-consciente capaz de controlar el submarino a voluntad. Así como esos corales, existen muchos otros enemigos únicos y no tan obvios.

Los peligros no están solo fuera del submarino. Es posible jugar con traidores en la tripulación, y sabotear el submarino es bastante posible.

Europa también está plagada de restos humanos, con naves abandonadas o bases destruidas y listas para ser exploradas. También existen ruinas alienígenas con artefactos que poseen efectos extraños, benéficos o no.

Parte de la magia de Barotrauma es que no termina donde los desarrolladores quieren. El juego soporta múltiples modos, como traidores en la tripulación (para jugar al estilo TTT), campañas off-line o en multijugador y misiones únicas. Hasta puedes crear tu propio contenido con editores que el mismo juego incluye.

Personalmente le dediqué unas cuantas horas al editor de submarinos, que permite crear tu propia nave con un sinfín de piezas. Luego de armar la estructura y ubicar los ítems, hay que realizar el cableado, que es relativamente realista, y se puede editar in-game para cambiar el comportamiento de la nave, o para hacer explotar un reactor nuclear por ejemplo.

Multiples modos de juego, personalización, contenido custom, y mucho más, tanto en multijugador como off-line.

Aparte de submarinos, se pueden crear personajes humanos y hasta monstruos alienígenas sin salir del juego. Los desarrolladores también han puesto documentación bastante decente a disponibilidad de los jugadores para que todos puedan hacer sus ideas realidad. También tienen muy buenos tutoriales de como hacer mods para el juego. Si, Barotrauma acepta mods también, y con soporte oficial.

Todos estos editores y contenido alternativo están acompañados por una integración bastante sólida al workshop de Steam. Obtener nuevos submarinos, monstruos, tripulantes o mods es tan simple como hacer dos clicks. Ojalá más desarrolladores se tomaran el contenido de sus fans con esta seriedad.

A fin de cuentas, Barotrauma todavía está en el horno, con los desarrolladores aparentemente tomando sus planes muy en serio y siguiendo de cerca el feedback de su comunidad. Es uno de esos Early Access de los que da gusto ser parte. Y, si bien es incierto cuanto más contenido o calidad vayan a darle (ya está en la versión 0.9.9.0) incluso en su estado actual vale su precio. (ARS 400, ARS 250 en oferta).

Redaccion

Redaccion

BERAZATEGAMES es un medio de prensa especializado en videojuegos. Estas son las redacciones que nos han dejado las maravillosas personas que aportaron su granito de arena en forma de colaboración. Para esas personas, mi eterno agradecimiento.
Quizás te podría interesar