¿Debería preordenar Modern Warfare II o esperar a una rebaja?

¿Cuántos Modern Warfare hay?

Año nuevo, Call of Duty nuevo. Puede parecer un déjà vu, pero a día de hoy se sigue aplicando a rajatabla. Quizás no por mucho tiempo más, pero incluso con la inminente compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft, se las están arreglando para sacar un nueva entrega en la franquicia. Es el turno otra vez de Modern Warfare, que a pesar de hacer alarde de la modernidad en su título, tropieza nuevamente con la piedra del continuismo. Aunque tal vez no sea su culpa totalmente.

Éste va a ser el tercer Call of Duty con el mismo nombre en trece años. En su defensa, los tres se llaman ligeramente distintos. El primero simplemente Modern Warfare 2, el segundo Modern Warfare 2: Remastered, y el tercero Modern Warfare II (en números romanos porque sí). En definitiva, el que nos compete, el último, será la secuela del Modern Warfare de 2019. Engorroso como pocos, pero se entiende si uno anda en esto de los jueguitos.

¿Qué hay de nuevo, viejo?

Modern Warfare, el de 2019, supo ser un gran reinicio para la subsaga, además de un gran soplido de aire fresco para todo Call of Duty. La marca venía necesitando un recambio desde el inicio de la octava generación de consolas. Warzone vino de su mano y llevó todavía aún más lejos el éxito del favorito de Activision. Las siguientes entregas, Black Ops: Cold War y Vanguard, siguieron la misma línea y se acoplaron también a Warzone, trayendo sus propios detalles y mecánicas para diferenciarse algo. El mes pasado se pudo probar la beta de Modern Warfare II, ¿qué trae de nuevo a la mesa? No mucho, lo mismo que los dos anteriores.



No hace falta explayarse en el gameplay de Modern Warfare II, si disfrutaste del anterior, vas a sentirte como en casa. Las armas clásicas de toda la vida, la ambientación actual y la ausencia de color que tanta alegría da. Más lento que Cold War y Vanguard, haciéndolo un puntito más estratégico, pero siempre con el vértigo y la impaciencia que caracteriza a COD. Como mecánica netamente nueva, está la posibilidad de agarrarse de los bordes y desplazarte hacia los costados a lo Nathan Drake, pudiendo disparar el arma mientras se está colgando. La practicidad de esto es cuestionable, pero no tanto como el apuntado alternativo de Vanguard el año pasado. Aún así, a decir verdad, si se logra un kill en esa posición, no voy a negar que resulta satisfactorio.

Escondidito detrás de la pared

Para variar un poco, se cambió el sistema de habilidades. En entregas anteriores, uno debía elegir un Perk entre un interesante abanico. Con el correr de los segundos, se cargaban y uno decidía si hacer uso de él o no. Ahora no se elige específicamente un Perk, sino un paquete con unos cuantos de ellos. Al inicio de una partida, uno arranca con una de estas habilidades, pero con el pasar del tiempo, más los puntos obtenidos de kills y asistencias, se puede ir accediendo a nuevas y, por lo general, mejores. Es medio controvertido el sistema porque, por ejemplo, si uno quiere jugar con armas blancas, las habilidades que usualmente complementan esta decisión (como Dead Silence), recién se van a poder utilizar con la escaramuza ya bastante avanzada, y por ende, con poco tiempo para aprovecharlas.

Hace un par de años, Apex Legends introdujo un modo de tiempo limitado en el que se podía jugar en tercera persona. No funcionaba muy bien, pero era divertido para jugar una o dos horas y luego pasar a otra cosa. Modern Warfare II lo copió al calco y lo trajo como modo de juego. Tiene su apartado aparte así que no va a haber conflicto con quienes prefieren la perspectiva tradicional. La verdad es que es bastante incómodo apuntar, así que los enfrentamientos se extienden mucho más debido a la poca destreza. Es así que se evitan los duelos directos, la nueva cámara invita a colocar al personaje detrás de la esquina de una pared para sorprender al enemigo que esté al descubierto. Muy parecido a lo que pasa en PUBG.


¿Debería preordenar Modern Warfare II o esperar a una rebaja?

Yo no fui

La cámara en tercera persona acá, Champion Hill en Vanguard o Ground War en 2019 son los intentos de querer ofrecer más que simplemente los mismos de siempre, es decir, Team Deathmatch, Domination y Seach and Destroy. Lamentablemente su comunidad está muy aferrada a los tres grandes, y por más que reclamen a los cuatro vientos que quieren cosas nuevas, estos modos empiezan fuerte las primeras semanas para después caer abruptamente.

No se puede negar también que algunos de estos modos, al no ser tan originales, padecen frente a los juegos que fueron diseñados con éstos en mente. ¿Para qué voy a jugar Ground War, con sus largos mapas y vehículos reforzados, si puedo jugar Battlefield? Lo mismo ocurre con Prisoner Rescue en Modern Warfare II, es el modo de toda la vida de Counter-Strike. Y si hay dos tipos de jugadores como la noche y el día son los de COD y los de CS.

Es un tema complejo el del multijugador de Call of Duty, todo el mundo habla de que no debería haber entregas anuales, que agotan la marca, pero nunca está fuera del top anual de los videojuegos más vendidos, con los servidores a tope constantemente. Siento que estas nuevas maneras de jugar lo hacen simplemente para que después no les digan nada. Poder excusarse con que lo intentaron. ¿Realmente hacen falta? Si después muy pocos realmente los juegan y todavía menos los disfrutan. Es cierto que no restan, pero tampoco suman mucho, y sobran las alternativas, algunas de ellas free to play.


¿Debería preordenar Modern Warfare II o esperar a una rebaja?

Tarde o temprano alguien va a tener que aparecer

Cuando salió el primer Modern Warfare, allá por 2007, supo ser un antes y después en el género. Hace un rato dije que el de 2019 revolucionó de alguna manera la saga, pero ciertamente en estos quince años no hubo un cambio drástico en la jugabilidad. Incluso con el contenido, cada COD trae su campaña de más o menos diez horas, su decena de mapas y su modo PVE correspondiente, sea Zombies, Spec Ops u otro. Una fórmula consolidada que alguna razón nadie logró igualar.

¿Es tan difícil hacer un Call of Duty? Ni siquiera es que tenga una identidad artística única como puede ser Halo o Destiny. Hubo de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría, los conflictos de Medio Oriente y hasta se fueron al futuro espacial. No es que no haya habido imitadores, pero todos se quedaron a medio camino. Medal of Honor intentó hacer algo similar en 2010, pero ni llegaba a la mitad de contenido. Hay muchos shooters gratuitos en PC con gameplay similar, pero obviamente enfocados en el multijugador. Encima por lo general son asiáticos, así que su sistema de monetización es un desastre.

No se sabe qué va a pasar con Call of Duty en el futuro, si es que seguirá apareciendo en PlayStation o no. Quizás justamente esta duda es la que logre traer a vida un competidor real. El año pasado se anunció que un nuevo estudio formado por ex-integrantes de Treyarch, Deviaton Games, trabajaría en un exclusivo para PS5. No resultaría raro que estén desarrollando un FPS. Lo mismo con Bungie, que ahora está bajo la misma ala, y si de algo saben es de shooters. ¿Quién sabe? Muchas quejas pero probablemente cuando salga Warzone 2 nos olvidaremos por un rato para responder una vez más al llamado de guerra.

ImOctavius

ImOctavius

Redacción. Soldado de Kojima.
Quizás te podría interesar