¿Tengo que jugar Mario + Rabbids 1: Por qué jugarlo antes que Mario + Rabids: Sparks of Hope?

Mario + Rabbids es una de las colaboraciones más particulares que tiene Nintendo con otra empresa, y resultó darle buenos resultados, puesto que ya tenemos una secuela

Mario + Rabbids, salió el 29 de agosto de 2017, siendo la primera colaboración del fontanero con personajes de Ubisoft. Éste se caracteriza por ser un título táctico de disparos por turnos. En el que formaremos nuestro equipo de tres integrantes, entre ellos personajes de Nintendo y Rabbids, para derrotar a los enemigos. Estos conejos traviesos actualmente funcionan como una mascota de la empresa. Lo cual los llevó a tener sus propios videojuegos, series, merchandising y una supuesta película que lleva en producción desde 2019.

En sí, se presenta una buena combinación de los personajes. Tanto Mario, Luigi, Peach, como sus versiones Rabbids, dan toques de seriedad y humor, destacando lo mejor de cada uno. Y a pesar de que los conejos de Ubisoft estén dirigidos directamente al humor, estos se ajustan perfectamente en el Reino Champiñón. Sus locuras y su exaltada forma de actuar encajan de buena manera con todo el color que ofrece el mundo de Mario.

Por otro lado, Mario + Rabbids se encuentra únicamente en la plataforma Nintendo Switch, debido a que utiliza personajes propiedad e insignia de Nintendo. A pesar de que esto es un problema debido a la ausencia del título en demás plataformas, a su vez es una ventaja, ya que, al no ser específicamente un juego desarrollado exclusivamente por La Gran N, éste sí ve modificado su precio por descuentos. Esta fusión, particular y divertida, resultó ser un buen experimento para Nintendo como para Ubisoft.



El humor de Mario + Rabbids

Muchos podrían pensar que la adición de los Rabbids al mundo de Mario arruinaría el estilo del fontanero. Y por arruinar, me refiero a producir un humor mucho más infantil con bromas muy poco pensadas, pero para sorpresa de quienes crean esto, es todo lo contrario. Los Rabbids logran generar una comedia que, además de tener tonos más infantiles, roza el sarcasmo y la ironía muchas veces. Incluso, algunos comentarios de los personajes se pueden entender como subidos de tonos.

Durante toda la aventura podemos ver pequeños grupos de Rabbids interactuando con el ambiente del Mundo Champiñón. Los cuales siempre tienden a generar una situación graciosa. Pero quienes se ven más beneficiados de la unión entre los personajes de Nintendo y Ubisoft, son las versiones Rabbids de los personajes de Nintendo. Rabbid Peach, Rabbid Mario, Rabbid Luigi y hasta Rabbid Yoshi tienen una forma de actuar tan natural y graciosa desde el primer momento en el que se los presenta. Los mejores momentos son durante las cutscenes donde se los puede ver realizando mayores interacciones. Aunque, durante la batalla, cada uno de éstos tiene su detalle que lo distingue del anterior.

Ya sea en la forma de moverse, sus habilidades, sus armas o su manera de disparar, todo fue pensado con el objetivo de darles una propia identidad dentro de un mundo ajeno al de ellos. Y es un trabajo realizado a la perfección. Los Rabbids podrían ser perfectamente personajes de Nintendo y funcionarían. Mario + Rabbids logró adaptar a los conejos a un espacio que no era de ellos e, incluso, volverlos más entrañables y queridos.


El humor de los rabbids combina perfectamente con el mundo de Mario

Una jugabilidad táctica pero sencilla

Mario + Rabbids es un videojuego táctico de disparos por turno. Los disparos y ataques hacia los enemigos se presentan a través de porcentajes. De la misma manera que los juegos más conocidos de este género de gameplay: los XCOM. Sin embargo, mientras que los juegos de Firaxis Games presentan una gran variedad de opciones y posibilidades de disparo/coberturas/acciones a tomar, este juego lo hace todo más sencillo y mucho más práctico.

Cuando es el turno del jugador, las opciones que éste dispone se pueden dividir en tres simples secciones. El movimiento, es decir, la posibilidad de movernos en los alcances que tenga el personaje en cuestión; Los power ups, que mejoran algún aspecto pasivo de los protagonistas, y generalmente se centra en opciones para dar escudos a los aliados, curarlos, ampliar la distancia de movimiento y el modo centinela; Y, en último lugar, las opciones de ataque, siendo éstas por disparos o bombas. Estas tres divisiones se presentan en tres espacios del HUD del juego, permitiendo una rápida selección como una clara identificación de lo que hace cada opción.

Otra muestra de la sencillez e introducción al género con la que está construido Mario + Rabbids es el manejo de los porcentajes de acierto. En otros juegos, los % están vinculados a elementos que bloquean el ambiente, condiciones climáticas o efectos que modifican la condición de los personajes. Además, suelen estar muy bien especificados, llegando a arrojar valores chicos, medianos o grandes. Pero siempre entre el espectro de 0 a 100 y tomando todos sus valores.

La clara diferencia de Mario + Rabbids es que los porcentajes usados son pocos y solo se ven condicionados bajo un factor. Estos mismos son las coberturas, que pueden ser completas o a medias. Ofreciendo resultados de aciertos fraccionados (0%, 25%, 50% y 100%), sin otras posibilidades fuera de estas.


Mario + Rabbids es una introducción perfecta para los juegos tacticos

Los escenarios

Combinado a esta sencillez de movimiento y ataque, los escenarios suelen seguir una lógica que no varía de esta forma de pensar el juego. La mayoría de los espacios se muestran abiertos y con pequeños bloques que sirven de protecciones. Aprovechando la combinación entre los mundos de Mario y los Rabbids, las tuberías nos permiten acceder a zonas más elevadas o alejadas. Esto ofrece la oportunidad de jugar de la forma que queramos, siendo más pasivos o generando mayores ataques.

Volviendo a la arquitectura de los escenarios, estos presentan grandes diferencias según el nivel o desafío que estemos sobrepasando. Si tenemos que llegar a una zona para ganar el combate contaremos con gran cantidad de zonas o caminos para tomar. Si tenemos que escoltar a un personaje (siempre Toad o Toadette) veremos gran variedad de caminos y coberturas. Y cuando se trate de eliminar a los enemigos, como en el 80% de oportunidades, los escenarios pueden variar entre estas dos combinaciones. Aunque siempre prolifera y más en las primeras zonas los espacios abiertos.

Sin embargo, en eso quedan. Algunos presentan mayores complejidades situando a enemigos en zonas de altura o intentando plantear cierto “puzzle” a la hora de descifrar cómo ganar. Pero, cada vez que se empieza a pelear en un nuevo escenario, uno con jugar un poco al juego, ya sabe lo que se espera. Dependiendo también de la combinación de enemigos puede haber sorpresas o no en la dificultad. Siendo que la dispersión de los enemigos casi siempre es totalmente opuesta a donde empiezan los protagonistas el combate. Aunque en algunas ocasiones éstos se encuentran al mismo inicio del campo de batalla. Esto hace que muchas veces se puede sentir injusta. A pesar de que estemos hablando de un juego táctico de disparos, mucho más reducido y sencillo que otros.


Los escenarios cuentan con una formula que se repite en todo el videojuego

Algunos enemigos de Mario + Rabbids son “polémicos”

Mario + Rabbids se separa en cuatro diferentes zonas. En cada una de ellas se introducen enemigos nuevos y con los anteriores sólo se le cambia el aspecto para adecuarlos al escenario. Sin embargo, por más que parezca una crítica negativa a todos ellos, no es así. Todos los “Rabbids malos” (sí, los únicos enemigos aquí son Rabbids) muestran complejidades y muchas veces te pueden poner en un aprieto. Necesitando realizar de vuelta varios niveles para por lo menos pasarlo. Digo “por lo menos”, ya que si se cumplen ciertas condiciones al superar la batalla, se ganan más puntos.

Empero, hay ciertos Rabbids que presentan una injusticia para el jugador desde su concepto o desde la ambientación en la que se hallan. En primer lugar, los Peek a Boo: estos se encuentran en la tercera zona del juego. La Halloween Zone, donde todo es terrorífico. Y, en sí, son enemigos normales, pero tienen la ventaja de que se pueden teletransportar a cualquier zona del escenario.

Este concepto ya de por sí presenta una gran diferencia con los personajes que usemos. Debido a que no pueden moverse más lejos que el número de casillas que tenga. Esta habilidad, junto a ciertas combinaciones de enemigos, hace que sea imposible predecir ciertos movimientos o llegar a elegir correctamente una zona donde cubrirse/atacar. Lo único favorable de estos rivales, es que su vida es baja a comparación de otros.

Y aunque haya formas de evitarlos, siempre es más que seguro que uno de los Peek a Boo aparezca detrás de tu cobertura, infligiendo el daño máximo. Si hay mucha mala suerte, pueden terminar provocándonos algún efecto negativo.


Algunos enemigos de Mario + Rabbids tienen un planteamiento que perjudican al jugador

Otros enemigos “polémicos”

Luego están los Supporter. Que como lo dice su nombre, son los encargados de ayudar a los enemigos, curándolos. Lo problemático de éstos es su forma de atacar. Lanzan bombas que generalmente terminan provocando un resultado adverso, como que nuestro personaje se queme y cambie de ubicación. En un principio puede parecer normal y hasta una variación de dificultad.

El mayor de los problemas que estos Supporter tienen son sus bombas. Éstas sobrepasan cualquier tipo de cobertura existente y deniegan cualquier porcentaje posible que tenga el disparo. Si el ataque tiene una posibilidad de 0%, ya que nuestro personaje tiene una cobertura completa, no hay problema. Los Supporter acertarán el tiro y te provocarán todo el daño posible, modificando así tu estrategia o planteamientos según cómo te hayas posicionado.

A pesar de ser una mención muy específica, durante los últimos dos mundos estos personajes hacen mayor aparición que antes. Por lo que el jugador puede sufrir estos casos más a menudo. Sinceramente, no he descubierto si todavía se trata de un error de programación o de un trabajo hecho a posta. Sea cual sea, quitando la sencillez del juego, son enemigos que rompen un poco con la forma en que se presenta el título.

Los puzzles obligatorios no faltan y menos en Mario + Rabbids

¿De qué juego de Mario estaríamos hablando si no tuviese puzzles? En todo el recorrido por el Reino Champiñón y sus distintas zonas, pasamos por grandes cantidades de retos, puzzles y rompecabezas a resolver. Todos, quitando los opcionales, están introducidos con el objetivo de ser puentes que conecten al siguiente escenario o al próximo combate.

Obviamente, al principio del juego su complejidad es casi nula, rozando lo obvio. Más adelante se van complicando y obligan al jugador a detenerse a pensar. Empero, seguimos hablando de un juego de Mario, por lo que no hay ninguno imposible o irresoluble. Otra ventaja de estos rompecabezas es que se pueden realizar con cualquier personaje que tengamos en nuestro equipo, sea del mundo de Mario o de los Rabbids. Es decir, el juego no te obliga a cambiar tu party para resolver estos acertijos. El único momento en donde esto ocurre es a la hora de introducirlos al combate, permitiéndonos usarlos para acostumbrarnos a sus mecánicas.

A pesar de todo lo bueno mencionado, lo que sí ocurre es que el patrón del videojuego se vuelve muy obvio, que puede llegar a generar un cansancio en el jugador. Más cuando uno se encuentra en las últimas horas de partida y los puzzles se complican, logrando que este modelo se vuelva más tedioso de superar. Y, como toque final, cada vez que se supera una zona, se desbloquea una habilidad. Al completar el juego entero son cuatro habilidades, las cuales servirán para poder acceder a todas las zonas opcionales bloqueadas. Entre ellas se esconden, secretos, arte oficial, puntos de experiencia y hasta nuevos niveles.


Como no puede faltar en ningún juego de Nintendo, Mario + Rabbids contiene gran cantidad de puzzles. Algunos opcionales y otros obligatorios

Mario + Rabbids, una experiencia recomendable

Mario + Rabbids es una versión más sencilla y reducida de los juegos tácticos por turnos. Sirviendo como una introducción al género, la mezcla entre el Reino Champiñón y los conejos otorga los conceptos básicos de estos tipos de videojuegos. Sin embargo, no se queda solo en eso. Aprovecha los elementos de las dos empresas para combinarlos y sacar mayor potencial en los enemigos y zonas que uno debe enfrentar.

Los Rabbids, para una persona que los conocía únicamente por nombre, se pueden volver personajes entrañables. Su adaptación a un mundo completamente diferente funciona de maravillas y hasta logran ganarse el protagonismo que el juego les da. Como se mencionó más arriba, podrían pertenecer a Nintendo tranquilamente y nadie notaria la diferencia. Lo cual es un factor importante, crear personajes que puedan desarrollarse en distintos escenarios, significa un buen planteamiento de éstos.

Mario + Rabbids te da múltiples horas de diversión y de personalización. Cada personaje cuenta con su árbol de habilidades como armas, haciendo que se ajusten a las necesidades del jugador. Por otro lado, el incremento de niveles se da tan natural en la experiencia que nunca se sentirá como si los enemigos están muy por encima de uno. Significan un reto, pero con tiempo y táctica se los puede superar.

Al fin y al cabo, Mario + Rabbids es una experiencia que te mantiene alerta durante los combates, pero que sabe relajarte fuera de estos momentos. Una muestra de que no todo juego táctico tiene que mantener al jugador alerta a todo lo que ocurre, pudiendo separarse de esos espacios y disfrutar de la fusión creada. Y por si era poco, la secuela, Mario + Rabbids Sparks of Hope saldrá el 20 de octubre nuevamente para Nintendo Switch que, además, traerá a Rayman como personaje jugable a través de un DLC.

Federico Galante

Federico Galante

Fanatico de los videojuegos, Pokemon, Wolfestein e Isaac.
Quizás te podría interesar