El primer paso de Riot Games en conquistar el mercado de los juegos de cartas

Después de poco más de 10 años, la desarrolladora que sólo se dedicó a hacer y perfeccionar un solo juego, lanza una beta abierta de su nueva franquicia: Legends of Runeterra. Un juego de cartas arquetipo Magic o Hearthstone con algunos cambios para diferenciarse de su competencia con años en el mercado.

Al igual que con el juego de Blizzard y Warcraft, estas cartas están basadas en el mundo y lore de League of Legends. Una de las franquicias más conocidas a nivel mundial. Como un punto de entrada, esto no podría venir mejor, porque si le dedicaste por lo menos un par de partidas al MOBA ya estás al tanto de quién es Jinx, Draven y compañía.

Lo que lo diferencia con su competencia es que, cada campeón puede ser mejorado si cumple cierto requisito. Esto viene de la mano con que ese requerimiento está fuertemente ligado con el lore de cada personaje, ya sea por su historia o por la forma de la que se juega ese personaje. Por ejemplo, Tryndamere necesita morir para mejorar, o Braun tiene que aguantar 10 de daño sin morir.

Mi cuenta de LoL es tan vieja que tengo el apodo que usaba hace 10 años en el CS 1.6.

Esta mejora con respecto a los campeones no viene sola, sino que también hay turnos para atacar o defender. Otra muy buena mecánica agregada en la que: cada ciertos turnos tienes la oportunidad de atacar y que tu enemigo ponga cartas para que peleen contra las tuyas (o decida no hacerlo) para defender y viceversa. Habiendo diferentes habilidades pasivas que le den variedad a esta mecánica nueva.

Lo más difícil que tiene el Legends of Runeterra es armar el mazo. Como en todo juego de cartas, para los novatos siempre resulta confuso como armarlo. Este caso no es diferente, ya que a la típica estrategia le tenés que agregar que solo puedes elegir las cartas de dos facciones. Estos bandos se designan cuando seleccionas a los campeones que querés representar, siendo mínimo 1 y el máximo de 2 por reino.

Lo sencillo es el tutorial. Unas pocas partidas que mezclan la enseñanza de mecánicas clásicas en el género y las novedades que tiene el juego para presentar. Siendo este, muy sencillo de controlar y un juego idóneo a la hora de probar algo nuevo que es al mismo tiempo conocido.

La progresión, por lo menos en las primeras horas se siente correcta. Hay misiones diarias que te dan monedas para comprar sobres y si juegas partidas incrementas tu progreso que, cada cierto tiempo te desbloquea unos sobres cada vez más épicos.

Que sensación más satisfactoria la de dar vuelta una partida: THE VOLTIS IS REAL

Todas estas mecánicas agregadas, sumado a los personajes conocidos, el buen progreso, que las cartas interactúen entre sí con sus originales (espero pongan el doblaje latino), las partidas que pueden estar llenas de emoción (Remonté de 4/16 a 4/2 en una sola ronda) dan como resultado, por lo menos mi juego de cartas predilecto. Destronando a Hearthstone, por ahora en PC y próximamente en mí smartphone.

Gilpster

Gilpster

El hombre orquesta responsable del sitio, también soy un iluso soñador, amante del asado y de los videojuegos ¿Algo más...? ¡ah si! no, en realidad no.
Quizás te podría interesar