Imagen promocional de It Takes Two
[ux_image id=»3637″]

Hazelight Studios me hizo reencontrar el cariño por el cooperativo local

Los inicios de año para la industria siempre se componen de una gran expectativa. Y con la novena generación ya aterrizada, es claro que las exigencias se vuelven más y más altas. El AAA de confianza siempre va a decantarse por lo que mejor sabe hacer. Y en todo este panorama, se presenta It Takes Two. Que aparte de ser el título que finalmente terminó por pulir las ideas cooperativas del estudio detrás de A Way Out y Brothers, también implica un mensaje claro y conciso: el multijugador local tiene todavía mucho para ofrecer. Bajo la premisa de reconstruir la relación de una pareja, nos enfrentamos a un mundo que constantemente nos ofrece algo nuevo.

Bases y principios

Luego de una rápida de configuración de accesibilidad algo plana, nos iniciamos en un cobertizo que introduce perfectamente al objetivo del diseño de niveles. La creatividad de lo cotidiano no es algo precisamente nuevo, y mucho menos si lo vemos desde el lado de hacer gigantes los objetos comunes de la vida diaria. Pero lo que diferencia a It Takes Two es la construcción de un puente que comunica la interacción del jugador y su paso con el ambiente. Tanto a nivel mecánico como narrativo.

Estamos acostumbrados a que en estos casos, nuestra pequeñez nos impida hacerle frente a nuestros alrededores que de otra manera serían algo más que simple. Hazelight estaba al tanto de esto, por lo que en lugar de colocar latas, frascos y libros que nos impiden salirnos del camino, el tamaño de nuestros personajes está en un punto medio. Por lo que estos mismos objetos son interactuables, lo que también se relaciona con escenarios bastante extensos y con mucha libertad. Todo unido a un gran control.


El cobertizo, primer mundo de It Takes Two
Nuestro tamaño es exacto para que explorar los escenarios no sea tedioso y que a su vez, tampoco sea simplón.

Mirá como camina, parece de madera

El movimiento en este título si bien es básico, se aprovecha al máximo para ser uno de los más responsivos, ágiles y ergonómicos. Tanto en teclado como en mando, It Takes Two es un deleite de jugar. Contamos con un doble salto que cuanto más se presione más alto llega, un muy útil dash, una opción para correr y otra para agacharnos. Un desarrollo de comandos sencillo y al que personas con poco historial en el medio pueden acostumbrarse rápidamente. Lo que lo hace uno de los plataformas más accesibles. Y hablando de eso…

Como dije en un principio, el apartado de accesibilidad es algo plano. Poco más que elegir si los subtítulos se muestran con o sin un fondo. Pero fuera de eso, el título se encarga de hacer que la experiencia se acomode a cada pareja. Diferenciando la sensibilidad de los comandos para cada personaje a la vez que elegimos a quien controlar cada vez que cargamos partida. Dicho esto, también es necesario recalcar que los personajes no se diferencian en sus movimientos. No hablamos de una situación en la que, por ejemplo, May sea más ágil pero débil que Cody y viceversa. Pero esto es porque la diferenciación pasa por otro lado.


Selección de personaje de It Takes Two
Hazelight configuró una selección de personajes simple y concisa, donde no tenemos que preocuparnos por las habilidades disponibles.

Herramientas varias

It Takes Two sorprende con la implementación de objetos especiales únicos para cada jugador. En la primera zona del juego, May recibe una cabeza de martillo mientras que Cody consigue clavos. Estos claro, se apegan a los personajes, por lo que la única manera de intercambiarlos es simplemente, cambiar los controles con tu jugador conjunto. O cargar el punto de guardado cambiando los personajes si se juega de manera online. Este innecesario trabajo extra permite que las parejas se aferren más a sus trabajos para así optimizar la colaboración. Además de esto, no encontramos un sistema en el que si un jugador se queda atrás, se lo teletransporta a la posición del otro. Sino que se mantiene, teniendo que superar los retos por su cuenta. Dando una lección sobre paciencia y apoyo.

Otro de los aspectos a destacar de estos objetos es que son temporales y se corresponden a cada zona. Esto, aparte de dar lugar a una mayor expectación por lo que vaya a venir. También mantiene el gameplay en constante cambio. Dándole una vuelta de tuerca a las mecánicas y al comportamiento de los jugadores. Tanto en el juego individual como en el colaborativo. Mientras que el primer escenario hace un énfasis más fuerte en el plataformeo conjunto y el timing. El segundo enfatiza el combate y un modelo algo más individual.


Aspiradora, primer jefe de It Takes Two
Los jefes son la combinación de todo lo que hemos aprendido en esa zona en particular, son el momento cúlmine por lo que al vencerlos, dejamos los objetos para pasar a otros, se van en su momento más alto.

Seguir construyendo la relación

Hay tanto que comentar respecto a este título y que lamentablemente tengo que dejar afuera. Más que nada porque no me gustaría arruinarles la sorpresa de explorar este bello mundo que Hazelight supo armar. Porque eso también, este juego es visualmente precioso. Los diseños de los personajes son lo suficientemente llamativos para hacerlos notorios a la vez que guardan discreción para no quitar el foco de la belleza de los escenarios. La iluminación, los efectos y la creatividad para construir mundos dentro de objetos tan simples como un árbol. It Takes Two tanto visual, sonora y mecánicamente, nunca deja de sorprender a la pareja que se adentre en su mundo.

Este juego ha tomado el elemento secundario del multijugador para convertirlo en algo obligatorio y así desarrollar un título que me va a acompañar por mucho tiempo. Sus constantes giros le brindan una rejugabilidad única que mantiene la atención de una manera muy natural. El juego realmente genera interés una vez que se inicia y espero que a ustedes también. Recomiendo altamente jugarlo junto a un ser querido y en lo preferible, de manera local si la situación del mundo actual lo permite. Para que así se embarquen en una aventura preciosa, para casi todas las edades y tipos de jugadores, que con todo mérito se gana el título de imprescindible.

Beronicle

Beronicle

Como muchas y muchos, me inicié con un Brick Game. Ahora acá me tienen, admirando la portada de Smash Court Tennis Pro Tournament 2 a medida que me trato de hacer un lugar hablando de mi pasión, los videojuegos.