RESEÑA DE HALO INFINITE BERAZATEGAMES

Fue un largo viaje camarada, pero ya estás aquí

¿Alguna vez te preguntaste si los milagros existen? Yo sí, y ahora mismo puedo confirmar que Halo Infinite es la máxima representación de este suceso mágico. Para mí es increíble cómo, después de largos años de caótico desarrollo, este juego vio la luz. Los cambios de directores, los atrasos, y las crisis internas del estudio, no fueron rivales para el Jefe Maestro. Que, en su sexta entrega, vuelve más sólido e interesante que nunca.



¿Dónde estuviste todo este tiempo, Jefe?

La campaña de este nuevo titulo es la continuación directa de Halo 5: Guardians. Por lo que, si no has jugado a las entregas anteriores, quizá te parezcan confusas la mayoría de las cosas que suceden dentro del juego. Es por eso que, si sos suscriptor de Xbox Game Pass, te invitamos que juegues las entregas anteriores para no perderte de ningún detalle. Lo digo por experiencia, a mí me pasó y tuve que recurrir al viejo truco del periodista: YouTube. Al principio me costó agarrarle el fútbol a lo que me proponía. Sin embargo, después de ojear wikis y foros, le agarré el gustito a esta excelente historia.

Nos ubicamos 18 meses después de lo ocurrido en la quinta entrega. Presenciaremos, de primera mano, el regreso de nuestro querido y respetado John-117; también conocido como Jefe Maestro. En un contexto desfavorable para la UNSC, somos rescatados luego de estar a la deriva por el espacio. Puestos ya en marcha y armado hasta los dientes, comienza la aventura por la liberación del anillo Zeta-Halo. A lo largo de nuestro camino estaremos acompañados por el piloto Fernando Esparza y una nueva inteligencia artificial, la cual lleva el nombre de «Arma». Sí, es inevitable recordar la relación que existió entre el Jefe y Cortana en los primeros juegos. Puedo confirmar que, salvando las distancias, esta relación se siente igual a la anterior.

En Infinite nos enfrentaremos a la facción de los Desterrados, un pelotón mercenario que tomará un peso muy importante en esta entrega. Son grandes, duros y despiadados. Tienen un poder bestial y realmente son enemigos disfrutables, sobre todo los jefes contra los que lucharemos a lo largo de la campaña. Este grupo guerrillero se formó y tomó fuerza después de la Guerra Humano-Convenant, evento importante dentro del mundo de Halo. Al ser un rejunte, está conformado por varias razas de las cuales podemos nombrar a los Jiralhanae, Grunt y los elites Sanghelli, entre otros. Un dato curioso es que, hasta entonces, no se sabía absolutamente nada de esta facción, ya que, su primera aparición fue en Halo Wars 2.

La campaña de Halo Infinite, según los propios desarrolladores, es un «reinicio espiritual de la saga» y la verdad es que sí, se siente como un nuevo amanecer. Mucha gente pensaba que éste sería el broche final de la trilogía del reclamador iniciada en Halo 4 pero no es así. Está confirmado que tendremos más aventuras ambientadas en este arco. Que este juego sea considerado como el reinicio de la franquicia tiene una importancia fundamental en el futuro de la saga. Pero… ¿por qué? porque el trabajo de 343 Industries revivió todo lo que Bungie Studios creó para llevar el nombre de Halo a lo alto. Halo Infinite es el Combat Evolved de 343 Industries y eso, señoras y señores, es una maravilla.



Un mundo nuevo que rosa lo genérico

Como es de público conocimiento, no todo en la industria de los videojuegos es de color rosa. Durante la fase de desarrollo se vivió un verdadero calvario dentro de las oficinas de 343 Industries. Para el año 2019, un año después de su anuncio, Halo Infinite se encontraba en crisis debido a problemas internos. Tal fue la locura, que los directivos habían decidido recortar casi dos tercios del juego. Sin embargo el problema real llegó en el año 2020. Cuando, después de mostrar una demo técnica, la gente comenzó a cuestionar a Microsoft sobre el aspecto y la jugabilidad que tenía el juego. Ante tal negativo recibimiento, Xbox decidió retrasar su salida hasta 2021. Todos estos problemas internos del estudio repercutieron muy fuerte en el producto final.

Uno de los aspectos que más se vio golpeado por la crisis fue la del desarrollo del mundo abierto. Sin lugar a dudas se trataba de uno de los puntos que más levantaba el interés del público. Todos estábamos tratando de averiguar cómo se adaptaría Halo a esta nueva característica. Mentalmente me preparé para algo disfrutable y entretenido y, para mi mala suerte, me di cuenta que no fue cómo yo esperaba. Realmente no noté una gran diferencia entre los juegos anteriores y este último en lo que a diseño de nivel se refiere. El escenario casi no cambia y termina siendo bastante repetitivo para tratarse de un sandbox.

Al comenzar el juego, hay en una serie de niveles muy similares a los clásicos. Hay alturas, escenarios amplios y mucha acción. Bien a lo Halo, como tiene que ser. Eso es la primera hora de juego. Ya, después de finalizar esa sección, todo comienza a flaquear y a desmoronarse. Nos encontraremos recorriendo los campos vacíos en búsqueda de: puestos de control, misiones secundarias, misiones de la historia principal o buscando coleccionables, entre otros. Este aspecto del juego es uno de los más débiles ya que rosa los limites de un titulo genérico y uno más del montón. La falta de eventos durante los traslados de punto A a punto B despierta una sensación de soledad. No hay sorpresas gratuitas, todo se vuelve muy evidente.

Buscando un poco más de información sobre el desarrollo del juego; me encontré con algo muy curioso. Y es que, el mundo de Halo Infinite estaba pensado para ser como el Breath Of The Wild. Sin embargo, todo terminó recortándose para ser un juego más pequeño y centrado en la sensación original. ¿Se imaginan lo que podría haber significado para la saga un mundo de este tamaño? personalmente no, y prefiero mil veces el diseño de niveles original. Sabemos que este juego es uno de los más ambiciosos de 343, y también sabemos de la necesidad que tuvieron de reaparecer pisando fuerte. Pero esta ambición por buscar hacer cosas que están fuera de la esencia puede terminar costándole muy caro. De igual forma, el juego no deja de ser divertido gracias a su pulida y excelente jugabilidad.


HALO INFINITE: ARMAS, ACCIÓN Y EL JEFE MAESTRO

¿A dónde vas con esa jugabilidad tan bonita?

Que fresco se siente volver a tomar el control del Jefe. Me he quedado sorprendido con la excelente jugabilidad que Halo Infinite nos regala. Es fluido, fácil de adaptarse a los controles y tiene una sensación de disparo bien lograda. Los sonidos y detalles del gameplay me hacen recordar muchísimo a las primeras entregas. El frenetismo dice presente y la dificultad del juego está muy bien. Saber cuando es momento de atacar o buscar la verticalidad será importante para no morir miles de veces. Y si, dije verticalidad, porque en este juego tenemos disponible una herramienta que todos los videojuegos deberían llevar por obligación: el gancho.

¿Alguna vez te preguntaste cómo se puede mejorar un shooter? Es muy fácil. Con solo agregar un gancho ya estarás maximizando la experiencia del gameplay un 50%. Es increíble lo mucho que aporta este accesorio en la actualidad. No solo hace que todo sea más fluido, sino que también nos brinda la libertad de plantear nuestra forma de jugar y utilizar los recursos del escenario a nuestro gusto. Sí, me hizo acordar muchísimo a Dishonored, pese a las limitaciones del mundo. El funcionamiento del gancho dentro de Halo no escapa de la normalidad de otros juegos. Con él podremos tomar armas a la distancia, agarrar barriles explosivos, acercarnos directamente a los enemigos y desplazarnos por el terreno. Es divertidísimo.

Una buena jugabilidad siempre suele estar acompañada de un buen gunplay. Estoy seguro que este tema es otro de los puntos altos que tiene el juego. Históricamente el arsenal de Halo siempre estuvo bien nivelado, todas las armas cumplen con su trabajo y son divertidas de usar. De lo que sí me he quedado enamorado completamente es de su sonido, cuando disparamos un arma pesada el ruido es estremecedor. Particularmente el arma que me enamoró fue el rifle de combate, tiene un daño bestial y se controla de manera excelente. Las armas de los Covenants siguen siendo devastadoras. Sin importar la dificultad que elijamos, nuestros enemigos siempre estarán equipados para hacernos daño o dejarnos en puntos críticos. La munición de las armas humanas suele escasear bastante, así que espero que estés preparado para levantar cosas del suelo.

Gratamente hay una solidez en los controles que me sorprendió. Halo Combat Evolved se jugaba de manera diferente a la de un shooter estándar de aquella época. La combinación de controles era, cuanto menos, extraña. Esta «compleja» configuración de controles lo hacía diferente. Sí, era único, pero si venías de otros FPS, tenías que acostumbrarte a la forma en la que Halo quería que juegues. Por suerte esta última entrega ha cambiado rotundamente ese concepto caprichoso. La sensación de juego es muy similar a la que nos brindan los juegos de disparo actuales. Se busca que el juego se sienta cómodo y lo más accesible para todos. Este cambio de perspectiva tiene una explicación muy importante y se trata, nada más y nada menos, que del modo multijugador.



El mejor regalo de navidad vino en forma de multijugador.

2021 se caracterizó por ser uno de los años en el que, supuestamente, los FPS multijugador volverían a dar la talla. Al menos eso se pensaba. ¿Y cómo no? si Battlefield regresaba de su sueño eterno y Call Of Duty, como siempre, sacaba un juego para llenar calendarios. Pero por las sombras y a lejos comenzaba a asomarse, nuevamente, la figura del Jefe Maestro. La ilusión de brindarnos un multiplayer a la altura fue creciendo más y más, gracias a los avances que 343 nos brindaba. Quienes hayan probado el modo multijugador de las entregas anteriores saben que es sólido, divertido y frenético. Que se caracteriza por tener una gran variedad de modos y por tener ese algo que no sabes qué es pero termina gustándote.

Microsoft entendió absolutamente todo con respecto a la distribución del juego. Empezando desde cuando Halo llegó a PC en la Master Chief Collection para tentar a los jugadores. Por fin el público de la Master Race pudo disfrutar de horas y horas de un juego de disparos diferente. Fue una excelente jugada para presentarles al Jefe Maestro a quienes no lo conocían. De esta manera muchas personas terminaron entusiasmadas y fueron acercándose a la siguiente entrega. Es por eso que celebramos que este modo tan divertido sea gratuito para usuarios de PC y Xbox. Todos pueden disfrutar de él. El multijugador es lo que determina, lamentablemente, el tiempo de vida de un juego de este estilo. Hoy puedo afirmar, sin miedo, que 343 tiene en sus manos al mejor shooter del año. Dependerá de ellos cuidarlo y mantenerlo vivo.

Pero bueno, ¿qué sería de un multijugador sin modos de juego y mapas que estén bien diseñados? Realmente moriría a los pocos meses. Es por eso que los desarrolladores han colmado el juego de mapas excelentemente adaptados a los diferentes modos. Hay mapas que son cortos para modos de infantería y hay otros que son bastante grandes para poder darle juego a los vehículos. Hasta ahora no he jugado un mapa que diga: «es horrible», fue totalmente lo contrario. Uno de mi favorito es Bazaar; un mapa corto y bien movidito, donde las balas caen como lluvia. Es especial para jugar modos como TDM o Capturar la bandera. Por su parte, los modos de juego son los mismos de toda la vida y se agradece.

Es un multiplayer que replica todo lo bueno que tiene la jugabilidad de la campaña y sí, estoy hablando del gancho. Halo infinite es un juego para todo el mundo. Tiene el ADN clásico de la franquicia para los veteranos y es fácil acostumbrarse para quienes quieran empezar a jugarlo. El escenario del multijugador es tan favorable, que pronto podríamos estar viendo nuevamente torneos competitivos. Eso sí, aquí no hay sistemas de clases y personalización de armas con accesorios. En Halo empezaremos a cosechar nuestras armas del suelo o, en caso de que sea un arma especial, de la pared. Esto logra que siempre estemos en constante cambio y prueba del armamento. Conocer cómo dispara cada arma y entender como y cuando usarla será lo que determine nuestro resultado en el campo de batalla.


LOS MUCHAHITOS ANTES DE LA ACCIÓN

Gracias 343 por salvar Halo

Se presentía con esta entrega que el destino del jefe maestro pendía de un hilo. Por mis sentimientos y emociones despertadas, afirmo que consiguieron mantenerlo con vida. Los problemas de desarrollo golpearon en un punto importante, pero que sin embargo es disfrutable gracias a los otros puntos positivos del título. No se siente tosco, gráficamente es muy lindo y cumple realmente con lo que se propuso: darle a los fans el juego que merecen. Estoy enganchadísimo con todo lo que Halo me ofrece. Confirmo que es el mejor shooter de los últimos años, ya sea por su historia, jugabilidad o multijugador. Halo Infinite logró, otra vez, evolucionar el combate y volver a sus inicios. Para mí, fue el claro GOTY del 2021.

Pancho.wav

Pancho.wav

Me gusta jugar a los jueguitos y ver pelis. Crecí jugando a la play, morire jugando a la play.
Quizás te podría interesar