RESEÑA DE ELDEN RING ¿VALE LA PENA?

Levantaos ahora Tiznado, la llamada de la gracia perdida nos habla a todos.

Elden Ring llegó a nuestras manos y se quedará para siempre en nuestros corazones. Es un juego enorme en toda regla: peleas emocionantes, terrenos inmensos para recorrer y una gran jugabilidad serán parte de nuestra aventura por las Tierras Intermedias. Este videojuego tiene todos los detalles para ser nombrado como una obra maestra.


Adelante! Intenta saltando

¿Dungeons & Dragons? No chinchu, Elden Ring

Desde que se confirmó la cooperación de George R. R. Martins en el juego, dimos por asegurado que sería una obra, en términos narrativos, excelente. From Software nos ha demostrado a lo largo de los años la gran capacidad que tienen para desarrollar mundos decadentes, lúgubres y repletos de desdichas. Elden Ring reúne todo y lo lleva a su máxima expresión. Es fácil sentirse dentro de él.

En lo personal, me quedo con la fantasía medieval. Los castillos, las mazmorras y los dragones tienen un lugar especial en mi corazón y, que el estudio haya tomado la decisión de volver a ellos en esta nueva IP, me parece lo más acertado. Es lo que mejor saben hacer. Recordemos que su última entrega fue Sekiro: Shadows Die Twice y más allá de ser un excelente videojuego, cambió por completo la ambientación.

Pero… ¿de qué se trata Elden Ring? El Círculo de Elden, origen del Árbol Áureo, fue destruido y reducido a fragmentos de un poder inconmensurable. Tras ese evento, los semidioses descendientes de la Reina Márika, reclamaron los fragmentos. Debido a la codicia de los mortales por el poder que todavía emitían los fragmentos, acabaron condenando al propio reino iniciando a una guerra de devastación. Este acontecimiento esparció el caos y la miseria por las Tierras Intermedias.

Nosotros somos un ser sin luz, un exiliado obligado a regresar a las Tierras para reclamar el titulo de Señor del Círculo de Elden. Será nuestro deber restablecer la paz o, si queremos, mantener al mundo en un estado de maldad. Durante nuestra aventura por este mundo, seremos empujados hacía nuestros limites, con peligros a la vuelta de la esquina y enemigos poderosos. El mundo no es fácil de transitar, no somos bienvenidos y nos lo hace saber constantemente.


Intenta Gesto Frente al Arbol

Un mundo del cual sos parte

Esta vez, el mundo está abierto para nosotros desde un principio. No hay guías, no hay objetivos declarados en el mapa. Estás a tu suerte. Sinceramente, es la primera vez que siento que la premisa un mundo abierto y libre se cumple. Obviamente hay zonas que están cerradas y su apertura depende de un evento y, hasta que este no se cumpla, no podrás desbloquear la interacción, pero no deja de sorprender todo lo que hay para hacer.

Hay algo dentro de este universo que nos invita a explorar, a perdernos. Sobre todo a esto último. Es realmente fácil perderse. Estamos constantemente sin saber hacia donde ir, qué jefe buscar o si la zona a la que estás llegando es la indicada para tu nivel. Sin embargo ahí se guarda la magia de este gran juego. No te diste cuenta y te soltó la mano apenas terminaste con el tutorial. Tanto es así que cuando encuentres los castillos, cuevas y mazmorras y no tengas un sitio de gracia cerca (hogueras) vas a pensar dos veces si vale la pena arriesgarse.

La implementación de mazmorras, calabozos y cuevas llegaron como una gota de aire fresco. Mi amor por ellas se basa en el papel que tienen dentro del juego. Existe la posibilidad de pasar un buen rato allí dentro, de que cada una represente un peligro mortal y que también, de manera correspondiente, nos dé una gran recompensa. Además, como si fuera poco, casi todas las ubicaciones mencionadas anteriormente cuentan con un jefe al que debemos derrotar si queremos completar la zona. Lo cual hace, por lejos, mucho más incentiva la exploración del mundo ¿Necesitas almas?¿Querés una nueva arma? Metete a una cueva y probá tu suerte…

Entonces… ¿qué lo hace un gran mundo abierto? Básicamente la libertad, y el hecho de que vos seas quien decide tu destino. El juego no te obliga a hacer nada, sos vos quien pone su rumbo, sos vos quien decide a quién eliminar, a quién cuidar y qué misión seguir. Indirectamente, sin forzarte, te invita a que lo explores, a que conozcas cada rincón. Es realmente destacable el equilibrio que ha encontrado From Software, explorar y que eso mismo represente un peligro constante para tu personaje. Me pasó que, por curioso, entré a una cueva de la que nunca más salí con vida.


Enemigo Poderoso Intenta Correr

El ápice del genero

Como ya es costumbre en los juegos de esta índole, tendremos que escoger una entre diez clases que nos proporcionará una serie de estadísticas para hacer frente a las primeras horas de juego. Cada clase tendrá sus atributos que la hará única de principio. A pura magia, a hechizos, tanque o quizá ir corriendo desnudo, esas son algunas de las formas de encarar nuestra aventura por las Tierras de Elden Ring. Pero, aquí viene un parte que a mi, en lo personal, no me parece bien. Cuando uno avanza en el juego, los limites entre las clases se vuelven muy difusos, basta con subir puntos en algún atributo para poder convertirnos en un dios todo poderoso. Además, como si fuera poco, podremos resetear nuestras estadísticas a la mitad del juego.

¿Viste cuando sentís que todos los esfuerzos tienen su recompensa? Bueno, así se siente Elden Ring con respecto a la jugabilidad. Todos los trabajos anteriores sirvieron para poder culminar aquí. La suerte de estos nuevos movimientos que inició en Bloodborne, siguió en Dark Souls 3 y mejoró en Sekiro, llegó a su punto máximo en Elden Ring. Aquí entran las nuevas formas de jugar: el contraataque, el salto, las cenizas de guerra y las invocaciones. Todas están implementadas para que el juego escale de menos a más. Mientras más las utilicemos, más comprenderemos su uso y optimización.

El contraataque toma importancia si jugas con un escudo en la mano. Además del ya conocido parry, esta característica te permite con solo bloquear y atacar al instante, asestar un golpe contundente que puede aturdir al enemigo y dejarlo débil para hacer daño critico. Por otro lado, el salto es un game changer con el que podremos buscar altura, atacar haciendo un daño considerable y esquivar los ataques que sean casi imposibles de «dodgear». Sinceramente no sabía que lo necesitaba tanto hasta que comencé a utilizarlo. Por último, están las cenizas de guerra, que son una serie de habilidades extra que podremos añadir a nuestras armas para poder dotarlas de una característica totalmente nueva. Desde habilidades que nos permitan generar hemorragia, hasta una simple patadita.

Está bueno ir dando patadas por ahí, pero también está bueno invocar espíritus para que «pateen» a los demás por nosotros. No estamos hablando de las clásicas invocaciones que también están presentes. Esta vez llegan de manera exclusiva al terreno para ayudarnos. En la mayoría de las veces podremos invocarlos cuando queramos. Son controlados por la IA y adoptan la forma de los enemigos del mundo: lobos, esqueletos, casters y medusas. En algunos casos pueden ser desestabilizadores en los combates pensados para ser un enfrentamiento uno contra uno, pero no dejan de ser una opción divertida para variar el gameplay.

Otra invocación clave es la de Torrente, nuestro «cabrallo», que hará de nuestro viaje un paseo por el campo. Su uso principal es el de recorrer grandes distancias, pero también es buena para combatir. Para mi, es super entretenido empalar enemigos desde la montura. El doble salto que viene con él es muy útil para alcanzar alturas que a pie no podríamos. Tiene un excelente control y se siente fluido, de nuevo, su implementación es magnífica y no se siente forzada. Particularmente les recomendaría que midan las alturas de manera correcta, yo, por ser un atolondrado me he tirado de riscos demasiado altos esperando que Torrente resista. La respuesta corta es no, no lo hace y probablemente pierdas tus runas si saltas a lo Assassin´s Creed.


Cuidado con Perro

Una historia de unión

¿Qué lo hace tan especial? Elden Ring logró recuperar algo que pensé que estaba perdido, puso al mundo entero a hablar sobre un videojuego. No es ninguna locura y obviedad lo que digo, sabemos que From Software tiene su séquito de fieles, pero por otra parte, está el grupo de quienes nunca entraron a sus juegos por la dificultad, poco interés o por no conocerlos ni de rebote. Este último titulo logro que miles de personas, lejanas a este género, entraran por primera vez y se llevaran todas las sorpresas que tiene el titulo. Es una sensación similar a la que tuve la primera vez que toqué Demon´s Souls, todo era nuevo para mi.

Ser contemporáneos a este magnifico titulo nos pone en la misma ruta a todos. Estamos caminando juntos con él y cuidándonos entre todos. Como quien dice, estamos unidos desde el punto salida. Elden Ring es un juego que trasciende al mismo juego, y estoy muy seguro que esto puede ser un gancho para quienes busquen sentirse dentro de una comunidad. Yo, por mi parte, encontré a mis compañeros de armas @gilpster y @tom-radero con los cuales compartimos información, consejos y hasta anécdotas de lo que nos sucedió dentro del juego. Es como si nos reuniéramos en una taberna medieval a charlar y buscar puntos en común para continuar nuestras historias juntos. Es realmente una sensación hermosa. A un juego lo hace grande su gente.


berazategames

Ser periodista de videojuegos es difícil de explicar. Uno creería que está muy bueno porque recibe juegos pero también pierde la capacidad de sorprenderse. Todavía más con un género que se sentía tan desgastado, que ya no encontraba un punto de innovación. Con Elden Ring pude reavivar esa llama de pasión, cariño y la capacidad de sorprenderme, aunque fue con cautela. En las primeras horas sentía que realmente era más de lo mismo hasta que, sin darme cuenta, ya le había puesto más de 30 horas y hasta logró que deje de jugar FIFA religiosamente.

Quizás sea difícil de compartir pero… es el juego más fácil de la saga. O quizás sea yo, un hábido jugador que probó todos los juegos de From Software desde Demon’s Souls en adelante, pero que nunca terminó ninguno. En fin, personalmente lo veo como el juego más accesible de todos. No sentí que Elden Ring me haya soltado la mano hasta haber entrado en las diez horas de juego, cuando te enfrentás por primera vez contra el jefe-jefe-jefe, Margit. A excepción del gato nefasto, claro está.


Toma Descanso Tiznado

Un videojuego que será recordado para siempre

Experimenté un mar de sensaciones que hacía tiempo no vivía con un videojuego. Me perdí, me alegré, me quejé y tuve ganas de dejarlo, pero lo miré otra vez, busqué otro camino y llegué. De eso siempre se trató, buscar las alternativas para llegar a la meta. Tenemos la suerte de que Hidetaka Miyazaki y FromSoftware saben hacer esto de maravillas. Qué dificil será para la posteridad sacár un videojuego que supere a esta joya.

Pasaron las horas sin darme cuenta, Elden Ring me había capturado por completo. Me perdí en sus bosques, en las peleas y en sus historias. La fauna me abrazó y me hizo parte del mundo. Los dragones volaron, los caballeros pelearon y yo, simplemente, me detuve a observarlos. Mis ojos, hasta este entonces, no podían creer el poder de lo que estaba viendo. Una obra que transmite con su música, que transmite con sus paisajes, una obra que completa todo un viaje. Elden Ring no es cualquier cosa: es el juego del año y probablemente, el juego de la vida. Bienaventurados los sinluz que se atrevan a recorrer las Tierras Intermedias. Nosotros, te estaremos esperando del otro lado.

Pancho.wav

Pancho.wav

Me gusta jugar a los jueguitos y ver pelis. Crecí jugando a la play, morire jugando a la play.
Quizás te podría interesar