PRIMERAS IMPRESIONES BATTLEFIELD 2042 REVIEW

Con ganchos y tornados, Battlefield vuelve a la era moderna

Las Guerras Mundiales quedaron en el pasado, por lo menos para DICE. A casi tres años de su último juego, el estudio sueco apuesta por el futuro cercano con Battlefield 2042. Falta poco para el lanzamiento, pero su beta abierta nos dejó ver qué tanto puede abarcar en las consolas de previa generación.

Desde el año pasado que se corría la idea (y las ganas) de que el nuevo Battlefield estuviera enfocado solamente para PS5 y Xbox Series (además de la PC obviamente). El hecho de que haya más de 150 millones de PS4 y Xbox One vendidas jugaban bastante en contra, y cuando finalmente se confirmaron estas versiones, flashbacks de Vietnam, o mejor dicho de Battlefield 4 empezaron a surgir. Afortunadamente en la beta se vio poco de eso, o por lo menos lo esperado. ¿Funcional? debatible.

El doble de jugadores, los mismos de siempre

Las principal diferencia entre ambas versiones es la cantidad de jugadores. Mientras que PS5 y Xbox Series albergan 128 jugadores, la anterior generación se tienen que conformar con la mitad. 64 jugadores fue el estándar durante la década pasada, lo que realmente no significa un cambio relevante para los que todavía quedaron anclados con las consolas menos potentes.


battlefield 2042

La beta de Battlefield 2042 comprendía un solo mapa, Orbital. Uno indudablemente grande, además de abierto, con los puntos de captura bastante aislados entre sí. Evidentemente surge la duda de qué tan vacíos pueden llegar a estar con sólo 64 soldaditos yendo y viniendo de acá para allá. DICE solucionó esto de igual manera que lo hizo en su momento con Battlefield 4, delimitó el mapa e hizo que su zona jugable sea más reducida. Además redujo la cantidad de puntos de conquista de ocho a cinco.

Por lo menos en Orbital, la experiencia se percibe muy parecida sea la plataforma que eligiésemos. La cantidad de jugadores no supuso un cambio de ritmo palpable. Los tiempos muertos en los que corremos sin ver a nadie por un buen par de minutos siguen estando presentes en las dos generaciones. El hecho de que haya tanto espacio más, hace que la repartición de jugadores se dé más o menos igual. Lo interesante va a ser si es que en el futuro aparecen mapas como Operation Metro, que al ser tan claustrofóbicos, el doble de persones pueden transformar los enfrentamientos en algo totalmente diferentes. El tiempo dirá.

Just Cause 4, un adelantado para su tiempo

Para bien o para mal, se hizo nuevamente uso del Frostbite. No ha sido el motor más fácil de usar, en especial para otros estudios, pobre de Bioware. Incluso para la misma DICE tampoco le fue demasiado sencillo, Battlefield 4, 1 y V lo sufrieron de diferentes maneras. Aún así hay algo que no se puede discutir, aquellos títulos se siguen viendo espectacular. La desarrolladora sueca se inclinó por esto, y el resultado en Battlefield 2042 es… bueno. Quizás el estar tan acostumbrados al motor no impresione tanto como hace diez años. La destructibilidad es también buena, parecidas a las últimas entregas, pero evidentemente inferior a lo que fue Bad Company 2.


aviones de battlefield 2042
Los avioncitos molestan como siempre.

Obviamente el apartado gráfico no sólo se limita a la fidelidad, hay muchos detalles que hacen que la experiencia se enriquezca visualmente. Al dispararle al barro, éste salpica sobre la pantalla ensuciando nuestra cámara; la vegetación reacciona al interactuar con ella, si un helicóptero pasa cerca de un árbol, éste desplaza sus hojas de acuerdo al viento que genere las hélices; mientras que las gotitas de la lluvia se reflejan en nuestra arma, salpicando el fusil de forma aleatoria.

Eso sí, hay un «detalle» que resalta por sobre los demás, el tornado. Seguramente lo más innovador en cuanto a diseño de niveles. Puede aparecer en cualquier momento (como no hacerlo) en Orbital, actuando como agente de caos. Si nos encontramos cerca de él, el torbellino hace fuerza para que salgamos disparados al aire y volemos alrededor. Si nos encontramos en su centro, empieza a sacarnos vida como si de una tormenta de battle royale se tratase. Ya en el aire se dan momentos especiales cuando decenas de soldados flotan y empiezan a dispararse en medio de una tormenta oscura. Punto positivo para DICE.

¿Dónde está mi glorioso autoapuntado?

El nombre Battlefield 2042 nos indica claramente qué tipo de armas vamos a disparar. Si bien faltan dos décadas para tal año, las armas son modernas, similares a Battlefield 4. El gunplay es lo que más cambió de cualquier otro título de la saga. Está diseñado para que los rifles automáticos no tengan demasiado retroceso a largas distancias. El problema es que al usar un mando, el autoapuntado no funciona como debería. Es como que a veces funciona y a veces no. Si el enemigo al que le estamos disparando se está moviendo a la izquierda, uno tiende obviamente a mover su stick también hacia la izquierda, pero es ahí cuando el juego empieza a hacer lo que quiere. Ese movimiento lo hace muy bruscamente, logrando que nuestra mira deje de focalizar al soldado. Curiosamente lo sentí muy parecido a Hyper Scape, donde el aim acceleration se percibe muy acentuado.

Algo que sufrió la versión de PS4 es el lag, que seguramente influyó más de lo debido en el apuntado. Los videojuegos generalmente utilizan una referencia visual, en este caso un puntito de color arriba de tus aliados, para que uno pueda reconocer a los compañeros del mismo equipo. El tema es que debido al lag, el puntito no acompañaba a la misma velocidad que a su soldado correspondiente. Muchas veces el soldado aparecía sin nada arriba, por lo que uno intuitivamente lo consideraba un enemigo. Lo bizarro es que eventualmente ese puntito llegaba arriba de la cabeza del jugador, y uno ahí recién se daba cuenta que le estaba disparando a un aliado. Igualmente lo peor es cuando finalmente matamos a alguien, y el enemigo sigue parado por unos segundos más, lo que además de hacernos perder tiempo y balas, nos deja al descubierto para que otro nos elimine.

Un poquito de esto, un poquito de aquello

Copiarse de quienes hacen bien las cosas no tiene porque ser algo malo. Battlefield 2042 retocó un poco su jugabilidad sacando mecánicas del último Modern Warfare. La más notable es el sprint táctico, esos pocos segundos en los que corremos más rápidos cuando iniciamos una carrera. La otra es la de deslizarnos, una que estaba en Battlefield V pero que era incómoda, había que apretar dos veces el botón de agacharnos para que entrara en efecto el slide.



Las clases vuelven y son las de siempre, Assault, Support, Engineer y Recon. Todas con sus respectivos gadgets, pero la primera destacándose claramente por sobre las demás. Apex Legends impuso la tendencia del grapling hook, Doom Eternal la continuó, y ahora es el turno de Battlefield. Funciona realmente bien el gancho, permite llegar a zonas altas o avanzar grandes tramos a lo Spider-Man. Para el tipo de enfrentamientos que se suelen dar, es una habilidad que invita a jugar más creativamente, subiéndonos al techo para tomar una mejor posición o flanquear más rápidamente. Se torna sorpresivamente divertido, aunque deje mal parado a las demás clases debido a que sus artilugios son los comunes que hemos visto desde siempre, como colocar una torreta o controlar un dron. Esperemos que no nerfeen el gancho, y buffeen las demás.

A diferencia de previas encarnaciones, las clases no van a estar limitadas a usar determinados tipos de armas. Antes los Support estaban obligados a usar subfusiles, mientras que los Engineer ametralladoras. Ahora cualquiera puede usar cualquier arma. A priori se lo ve como una buena idea, pero habrá que ver cómo se desarrolla el sistema. No sería raro que al mes haya un meta que predomine, y todos vayan usando la misma clase con la misma arma modificada de la misma manera, muy a lo Warzone.

Mi amigo, el bot

Para esta nueva entrega, se implementó una interesante mecánica a la hora de personalizar el arma. El soldado puede modificar tanto primarias como secundarias en cualquier momento, desde cambiarle el cargador, la mira y hasta el cañón. Con un botón abrimos rápidamente un menú integrado, e inmediatamente realizamos ahí las modificaciones, dejando ya en el pasado el tener que morir para realizar estos cambios. En cuanto a la profundidad de personalización, ahonda un poco más que Battlefield V, pero todavía está bastante por debajo de los últimos Call of Duty. Lo que sí hay que decir es que los cambios no siempre se guardan. A veces a pesar de aceptar las sustituciones de partes, cuando aceptamos, no quedan guardadas. También pasa que al respawnear se resetea a las opciones predeterminadas del arma.


personalizar armas de battlefield 2042

Otra novedad es la inclusión de bots, algo con lo que DICE estuvo tanteando hace un tiempito. En Star Wars Battlefront II (2017) hay un modo online, Supremacy, que además de los cuarenta jugadores en campo, hay unas decenas más que son bots, dando la sensación de batallas de mayor escala. En el caso de Battlefield 2042, sólo están para llegar a los 64 o 128. Y la verdad es que se nota muy fácilmente cuando un soldado no está siendo controlado por un humano. Hasta ahora, no hay un solo shooter relativamente frenético que haya logrado engañar con un bot a alguien. Encima en Conquest, que hay que ir de acá para allá, se convierten en patitos en fila. Quizás en modos mas directos como Assault sean más útiles.

¿Cómo me van a quitar el V-1?

No todo funcionaba óptimamente en Battlefield V, pero sí había algo de lo que todos estaban contentos era el sistema de escuadrones. Los cuatro integrantes del grupo sumaban puntos matando, tomando puntos y demás. El líder podía hacer uso de estos puntos y cambiarlos por bombardeos, nuevos vehículos o incluso llamar un cohete V-1 que era el terror de aliados y enemigos. Nada de eso volvió, dejando este sistema bastante vacío. Ojalá le den una vuelta a eso porque promovía el jugar eficientemente, en pro de la victoria y no tan individualista.

Las sensaciones que esta beta dejó fueron agridulces. Probablemente mucho tuvo que ver la elección del mapa, que si bien se veía bien y tenía sus detalles, se volvía lento y no lo suficientemente furibundo. El gunplay es otro tema complejo, hay quienes lo bancan, pero personalmente no creo que funcione del todo bien. Por supuesto que también hubo cosas muy positivas. Increíblemente funciona a 60 cuadros en PS4 y las nuevas mecánicas que incentivan la originalidad y la audacia son para elogiar. Vencer en un tiroteo por haber modificado tu arma segundos antes es sencillamente satisfactorio. A pesar del retraso, falta poco, menos de un mes. Lo único que sé, es que como mínimo, cuando salga el siguiente Battlefield, vamos a estar diciendo que 2042 fue incomprendido, y que todo pasado fue mejor. Nunca vamos a cambiar.

ImOctavius

ImOctavius

Redacción. Soldado de Kojima.
Quizás te podría interesar