Alfred Hitchcock - Vertigo: wallpaper easter eggs mecánicas

Una historia «original» basada en el mundo de Alfred Hitchcock

Vertigo, la película de Alfred Hitchcock, es una sobre obsesiones. Donde se problematiza la mirada y búsqueda de la belleza canónica que ejerce el hombre hacia la mujer. También se podría entender como una historia de amor, una enfermiza, si la vemos con los ojos de la actualidad. Y como una historia de autosuperación, si nos concentramos exclusivamente en la subtrama del título. Entre muchas facetas, miradas y lecturas que se le pueden dar a este relato, Vertigo, la película de Alfred Hitchcock es muchas cosas, todas sucediendo al mismo tiempo, pero no de forma caótica sino de una «poética» (Rafael J. Pascua, Foro de Educación, n.º 13, 2011, pp. 189-204. ISSN: 1698-7799).

De la misma manera, Vertigo, el videojuego de Pendulo Studios, es una obra sobre obsesiones. Lastimosamente, no hay una problemática real que merezca una mayor lectura, sino que va de, literalmente, una obsesión. También de la superación, porque claro, si el protagonista no termina por superar el vértigo, terminaría pecando completamente de utilizar la semiótica y el simbolismo de tener dos nombres tan grandes que representar en su título. Aunque, de igual manera, el título le queda muy grande.


Referencias de Alfred Hitchcock: Vertigo (videojuego) con Vertigo de Alfred Hitchcock (1958)

Le film d’auteur?

Vertigo, el videojuego, se autoproclama como un «thriller psicológico que juega con los límites entre ilusión y realidad«. Hasta ahí no podría estar más de acuerdo. Ed, el protagonista víctima sobre el que gira toda la narrativa, se encuentra en una situación límite. Se despierta ileso de un accidente automovilístico, pero su esposa y su hija, que iban también en el vehículo, desaparecieron. Entre todo el caos, ve caer a su padre del gran puente conexo al accidente y termina con una investigación policial, traumatizado, por lo que comienza (obligado) a hacer terapia con Julia. Quien cumple el rol de recolectar los recuerdos de Ed y lograr descubrir lo que realmente le sucedió, para que éste pueda superar su vértigo.

Ahora, como comentaba antes, también se denomina como una historia «libremente inspirada en el universo de Alfred Hitchcock». Creo que acá es donde se halla uno de sus mayores problemas, porque la historia que cuenta el director es transgresora a su tiempo, su narrativa se mantiene vigente y no parece tener más de sesenta años. En contra cara, Vertigo, el videojuego, es una historia que poco tiene que ver con «el mundo» del cineasta. Realmente es una historia contemporánea, con referencias, easter-eggs y un puñado de planos «de autor». Una que engancha, pero que no deja de ser más que eso.


Referencias de Alfred Hitchcock: Vertigo (videojuego) con Vertigo de Alfred Hitchcock (1958)

L’auteur du jeu vidéo

Por un lado completamente distinto, esto no es solo una película muy larga. Recapitular sobre lo que lo hace videojuego es, quizás, hasta generoso. Como nos tiene acostumbrado el género, este tipo de experiencias usualmente fracasa como un producto audiovisual y como videojuego. Ésta no es la excepción. En Vertigo, el videojuego, nos dedicaremos exclusivamente a caminar por espacios pequeños, con la opción de trotar en espacios abiertos. De una forma muy lineal, ya que todos los caminos llevan a Roma y las consecuencias no existen. También se nos permitirá interactuar con pulsaciones en los momentos que haya que hacer fuerza y a dejar en la mesada todo tipo de objetos con la interacción más necesaria de todas: la palanca analógica hacia abajo.

Entiendo que necesitás que interactúe cada cierto tiempo para hacerme sentir partícipe, pero a las pocas horas esto ya se vuelve molesto. Incontables son las veces en las que, luego de muchos minutos sin interactuar, me encontraba comiendo, absorto por la historia que se frenaba para hacerme agarrar el control e indicar hacia una dirección y no hacerme interactuar más por otro largo rato. Definitivamente hay otras formas de hacerlo más llevadero, Detroit: Become Human, por ejemplo.

Pero ésta no es la única problemática que sí plantea Alfred Hitchcock: Vertigo para con el jugador, sino que está lleno de problemas técnicos. El más grave de todos es el framerate. Resulta irrisorio que Vertigo funcione tan mal en Xbox Series S y tenga tantos tiempos de carga. Entiendo que busques emular la sensación del cine, pero que, por lo menos, esos diez cuadros por segundo, sean constantes. Incluso me vi obligado a encender el modo suave de la televisión, pero ni así pude disfrutar una experiencia óptima.



L’idéalisme de l’homme

Para complementar esto, el género en sí casi siempre acarrea grandes problemáticas. Las actuaciones, las expresiones faciales y la sincronización de los labios falla en casi toda la producción de proyectos medianos o pequeños. Usualmente, este tipo de problemas se solucionan si entrecerrás los ojos y lo consumís como un audiolibro. Vertigo, el videojuego, falla increíblemente en todo esto, y se termina salvando por una historia medianamente interesante.

Entiendo que esto parezca ambiguo, pero personalmente nunca había visto Vertigo, la película, por lo que me pareció una buena oportunidad hacerlo y tener un punto de comparativa. Creo que mi mayor error fue haber empezado a jugar el videojuego unas pocas horas, sentirme totalmente intrigado por la trama, e incluso, emocionado por ver la película. Al punto que decidí cortar con el interactividad y me dispuse a ver el filme. Gran fiasco me llevaría al enterarme en el momento que uno no tenía nada que ver con el otro. Pero su primera escena, la charla de Scottie y Midge es cautivadora a más no poder. Me compró totalmente, porque si una película de 1958 tenía una diálogo tan natural y cautivador, ¿qué me esperaría en la siguiente hora?

Muchos minutos después, con una película que empezaba a generarme un disgusto que todavía estoy terminando de procesar y entender por qué, no podía parar de pensar en el secreto, la revelación que se hallaba detrás del accidente de Ed. Como concepto, su idea me intrigaba y parecía innovadora. «Si así de galardonada era la película, lo que tiene que ser el videojuego…» el ideal que construí en base a lo que podría haber sido, me emocionaba completamente. Hasta que me encontré con la realidad.

Alfred Hitchcock: Vertigo, el videojuego que no tiene relación con la película, ¿o sí?

Estuve a muy poco de no terminarlo, abandonándolo incluso en la primera hora por todos estos problemas. Justo cuando empezaba a afectarme de una forma casi irremediable, el juego me presentó una mecánica que no recuerdo haber visto en el género: revivir las épocas vividas. Ésta funciona como en Cyberpunk 2077, donde hay una línea de tiempo y cosas para interactuar, representando la realidad de los recuerdos que se reviven en las sesiones terapéuticas de Ed. Lo mismo sucedió cuando empezaba a agotarme de esta mecánica y la monotonía resurgía, pero el juego presenta una última mecánica para (casi terminar) el misterio: manejar un dron. Es verdaderamente loable esto, ya que el ritmo mecánico es de lo mejor que ofrece Vertigo como videojuego.


Mecánica de volver en el tiempo de Alfred Hitchcock: Vertigo (videojuego 2022)

A pesar de todo esto, acabé Vertigo, el videojuego. Al final del todo, en las últimas horas había puesto tanto empeño de mi parte para terminarlo, que empecé a obviar todos los problemas. Sí, el mal framerate y las mecánicas no son de gran ayuda, pero creo que es un thriller policial decente. No es la obra revolucionaria de Hitchcock, es más, su nombre le queda grande y creo que ese es su mayor problema y mayor virtud. Pendulo Studios creó Vertigo bajo la sombra de uno de los mayores directores de cine y termina por hacer un filme regular. Uno que es aceptable, entretiene y engancha, pero que no sobresale; mientras desarrolla un videojuego simple, a más no poder. Pero si no fuese porque lleva la licencia de Alfred Hitchcock, autorizada por Reeder Brand MGMT, quienes prostituyen «los derechos de personas icónicas» quizás no estaríamos hablando de él, quizás hubiese quedado en otro proyecto interesante que no tenía el presupuesto suficiente como para hacer un Detroit Become Human, un Life is Strange o The Last of Us.

Gilpster

Gilpster

El hombre orquesta responsable del sitio, también soy un iluso soñador, amante del asado y de los videojuegos ¿Algo más...? ¡ah si! no, en realidad no.
Quizás te podría interesar