Un viejo conocido recibe amor, pero no el suficiente.

Todos conocen Trouble in Terrorist Town, incluso si solo por nombre. Su versión más popular es como modo de juego para Garry’s Mod. Parte del encanto es que es una premisa simple: Sobrevivir al traidor y exponerlo para matarlo, sin equivocarse. Enemy On Board toma ese concepto prestado y le da su propio giro.

Creado por un grupo de ex desarrolladores de League of Legends, Enemy on Board tuvo recientemente su alfa abierta en Steam. Pone a los jugadores en la estación espacial Andromeda, donde habitan 6… humanos, o al menos eso parece. En realidad dos son alienígenas cuya única misión es sembrar el caos para que todos los verdaderos humanos terminen muertos.

Los alienígenas pueden ser de tres especies: Infestor, que crea una nube a su alrededor, infectando a todos los jugadores en el rango. Spider puede dejar huevos para que los humanos pisen. Leecher puede crear un vínculo con algún jugador para absorber poder. Cada habilidad de estos 3 alienígenas sirve para llenar sus barras de energía, que les permiten quitarse el disfraz humano, mostrar sus verdaderas formas y hacer daño masivo con sus habilidades.

Todos los jugadores eligen su humano e ítem al principio. Luego de iniciar la partida se eligen dos jugadores al azar para ser alienígenas.

Los humanos por su parte pueden usar distintos personajes con sus habilidades junto a herramientas y armas seleccionables. Son incapaces de ver directamente quienes son alienígenas, pero pueden deducirlo con lógica, pequeños detalles visuales, y el comportamiento. También pueden comunicarse mediante micrófono, aunque los alienígenass los escuchan y pueden tratar de confundirlos hablando ellos también. Para evitar líos, cualquier persona que muera pierde la habilidad de comunicarse con sus compañeros y enemigos, quedando como espectador de la partida.

Durante el match los humanos deben atender la nave arreglando generadores, que requieren trabajo en equipo, dejando el escenario listo para la farsa de los aliens. Después de arreglar un par de generadores se abre el acceso a la armería de la estación, donde todos pueden equiparse con armas y herramientas. En el último round, los alienígenas restantes son revelados y los humanos acceden a la “forma cyborg”, en un claro guiño a otra franquicia de videojuegos. Como cyborgs, los humanos pueden elegir intentar matar a los alienígenas o escapar de la estación, las únicas dos formas de ganar para ellos. Si todos los humanos mueren o fallan en escapar, los alienígenas son los ganadores.

Andromeda, la estación espacial, tiene sus recovecos y lugares alejados para que los alienígenas pongan sus trampas y preparen sus estrategias, o simplemente acechen a sus presas.

Los controles son extraños para el género: El mouse para moverse y teclas para habilidades y herramientas, con clara influencia del trabajo anterior de los desarrolladores. Esto crea una sopa de problemas que derivan en dificultad para moverse y atacar al mismo tiempo, sobre todo en partidas con alto ping.

Andrómeda, la única estación jugable, carece totalmente de verticalidad. El límite de 6 jugadores (2 aliens vs 2 humanos) lo aleja mucho del conocido TTT en servidores públicos con incontables jugadores por partida. Los alienígenas tienen poco para hacer en general y es normal llegar a los límites de tiempo si el equipo de humanos tiene -algo- de cerebro para deducir quién puede ser alienígena, dejandolos sin forma de defenderse o mantenerse ocultos.

Donde en TTT los terroristas pueden poner bombas o trampas para ir eliminando civiles, los alienígenas de Enemy on Board solo pueden tocar dos teclas y hacer click para usar su arma de humano. Tampoco hay mecánicas de detective como en su inspiración, donde se pueden comprar kits de ADN y analizar cuerpos para conseguir pistas. Todo esto sumado al límite bajo de jugadores por partida (que negocia diversión a gran escala a cambio de matchmaking rápido), crea un ambiente mucho menos divertido y drásticamente menos rejugable que TTT.

Enemy on Board parece querer más: marcar casillas, que ser un producto único. Ciertamente responde al concepto base y a las ideas que uno puede traer de Trouble in Terrorist town, pero carece del dinamismo y carácter de su original en Garry’s Mod, y sobre todo de lo impredecible de las partidas con muchos jugadores. Por otro lado, cuenta con desarrolladores activos que continúan organizando eventos en su Discord casi todas las semanas y que ciertamente tienen más planes a futuro para el juego. Será cuestión de esperar y ver.

Redaccion

Redaccion

BERAZATEGAMES es un medio de prensa especializado en videojuegos. Estas son las redacciones que nos han dejado las maravillosas personas que aportaron su granito de arena en forma de colaboración. Para esas personas, mi eterno agradecimiento.
Quizás te podría interesar