LOGROS Y TROFEOS: Un platino en la vida real

Amor y odio por querer terminar al completo un juego

Ni la mismísima Microsoft tenía idea del monstruo que despertaría al implementar los achievements en Xbox 360. Se introdujeron con el lanzamiento de la consola y, diecisiete años después, se convirtieron en una manera particular y específica de jugar, incluso también de vivir.

Si bien ya había un sistema bastante rudimentario de logros y objetivos durante la década de los 80’s, fue en 2005 cuando se dispusieron de una forma fácil de entender y completar. Fue tal el éxito de esta implementación que en 2007 Steam establecería un sistema muy similar en sus propios juegos de Valve, liderados por The Orange Box, el recopilatorio de Half-Life 2. Un año más tarde, Sony también crearía sus Trofeos, los cuales funcionarían de igual manera.

No juego para divertirme, juego para completarlos

La idea original de los achievements era guiar al usuario a completar el juego al 100%. Incluían todas las misiones principales, las secundarias y hasta los pequeños eventos que se daban naturalmente. A veces también objetivos desafiantes, como terminar una campaña en la dificultad más alta, o completarla sin morir una sola vez. Lograr ese 100% significaba que uno ya había realmente pasado el juego y no quedaba más por experimentar o descubrir.

Con tal idea más temprano que tarde surgiría un grupo que se dedicaría exclusivamente a sacar ese 100%. Ya de por sí, siempre existió ese tipo de jugador, simplemente que ahora existía una herramienta para afirmar esas victorias. Además, tanto en Xbox 360, como en Steam y PlayStation 3, uno podía ver qué tanto había progresado otro jugador, por lo que pequeñas e inocentes competencias también se originaban.

Con el tiempo a este apartado se fue le fueron sumando algunos detalles que los harían aún más atractivos, como el hecho de eventualmente poder ver qué porcentaje de personas habían logrado tal Trofeo. Obtener ese que tan sólo el 0,1% de los jugadores habían podido conseguir eran un aliciente al ego. Así como el Trofeo Platino, que tal nombre empezó a funcionar de insignia para comunidades de PlayStation e incluso para la misma marca.


logros y trofeos en playstation

¿Cómo olvidar el glorioso y reverenciado multijugador de Tomb Raider?

La tendencia de que juegos singleplayer de toda la vida tuviera un modo multijugador fue el primer problema / controversia que contaminó los Logros. En un principio todo era simple, uno se limitaba a jugar la campaña, tantas veces sea necesario, pero siempre dentro de las paredes para un jugador. Con los modos online competitivos, además de hacer todos esos objetivos mencionados, ahora había que hacerlo en un contexto en el que indirectamente (aunque alguna que otra vez sí directamente) otros jugadores dificultaban exponencialmente o, como mínimo, alargaban la hazaña.

Dependía del juego, pero no era lo mismo sacar el Platino de Bloodborne que Tomb Raider (2013). El primero más allá de la dificultad de la obra, solo pide derrotar a todos los jefes y conseguir todas las armas, mientras que el segundo, además de lo típico de cualquier título de aventuras, exige jugar unas cuántas decenas de horas al modo multijugador. Uno que como mucho tuvo una comunidad activa el primer mes y que después fue un martirio encontrar gente jugándolo. Y si por alguna milagro encontrábamos, seguramente nos emparejaría con delirantes de la otra parte del globo, así que pueden imaginarse el festín de lag que habría. Uno de los requerimientos más pesados era el de llegar al nivel 60, el último. Una verdadera experiencia.



No se tardó mucho para que las quejas se hiciera escuchar, y ahora este tipo de problemas si bien siguen estando, no son tan frecuentes. No es que las compañías hayan hecho caso al reclamo, simplemente se dejó de ponerles un modo competitivo a juegos que realmente no lo necesitan. Te veo, Resident Evil Village.

Maestra, no siento la mitad de mi cuerpo

Por supuesto que la dificultad de los achievements no solamente reside en si tiene o no un apartado multijugador. A veces simplemente el juego te pide mucho, tanto en horas como en habilidad. Devil May Cry 5 te pide que te pases el juego en todas las dificultades (excepto Heaven or Hell) y que consigas el rango S en todos los niveles. El que alguna vez jugó un DMC sabe el agotamiento y dolor que sienten las manos al intentar llegar a ese nivel de perfección y, cómo no, el grado de frustración al no lograrlo.

Cada quien disfruta los juegos como quiere. No es raro leer mensaje de aquellos «caza Trofeos» que preguntan qué tan difícil es sacar el Platino de un determinado videojuego. Quizás les interese un Devil May Cry 5, pero al ver que es tan difícil prefieren no comprarlo y optar por otro que sea más fácil. Tampoco es raro alguien que sugiera un título totalmente injunable (Chickens On the Road) pero como se puede completar en quince minutos, pasa a ser una opción interesante. Muchas desarrolladoras no son tontas y aprovechan la estrategia de convertir el 100% en algo rápido de obtener.



Hay algunos que llegan al punto de tener dos cuentas de PlayStation, Xbox o Steam. Una para completar y otra para jugar casualmente. El TOC de ver como un juego queda al 80% es intolerable, entonces al saber que ese 20% restante es imposible, mejor jugarlo en otra cuenta así la «verdadera» no pierde el prestigio que tanto esfuerzo requirió.

Hasta Snatcher y Policenauts

Los completistas son los que más sufren los Logros o Trofeos, pero también son los primeros en exigirlos. Son su paco, y no precisamente el perfume. Cuando se anuncia un remaster o un DLC, en los comentarios siempre se puede leer a alguien pidiendo que le pongan o que haya más. Ahora con la renovación de PlayStation Plus que incluirá juegos de PS One, una de las noticias fue que muchos de ellos tendrán soporte para Trofeos. Claramente están dirigidos a quienes seguramente no tienen intención de jugar un clásico vía streaming, pero ahora que tiene los preciados Trofeos, la cosa se ve con mejores ojos. Tener en el CV el Platino de Syphon Filter no se ve mal.

Los títulos clásicos que todavía no han pisado plataformas modernas tampoco se quedan exentos de este fenómeno. Los emuladores también juegan su parte, RetroAchievements es la prueba de ello. Usuarios que no tienen nada que ver con consola o desarrolladora alguna diseñan su propia grilla de logros para juegos del pasado milenio. Sea NES, PC Engine, SEGA Saturn o la que sea, versión occidental o japonesa, casi cualquier juego tiene su propia lista de deberes. Sorprende el éxito que tiene al no ser una progresión oficial, pero claramente hay un público para ello, y lo vive y sufre tal cual un Logro de Xbox. La maldad de quien elige qué poner no discrimina plataformas.


logros y trofeos retros

A madrugar que hay que rankear con la muchachada

No todo es tan maligno o agotador con los trofeos. También hay una parte muy linda de esta adicción, la comunidad. Ese grupo de gente que se une ante la perdición. Siempre hay alguien que puede ayudarte ya sea con un video en YouTube o en sitios especializados, como PlayStationTrophies. Constantemente se arman sesiones para conseguir tal Trofeo en esos modos multijugador que no andan ni los propios creadores. Se vuelve especial cuando ves que se juntan a las 9 de la mañana un chino, un holandés y un argentino para jugar partidas Ranked en Tomb Raider. Y también es gracioso como un juego que anuncia el cierre de sus servidores hace que la última semana sus salas estén repletas con gente desesperada por conquistar lo que nunca más podrá.

Ya es tarde para decir que los Achievements, Logros y Trofeos llegaron para quedarse. Es rarísimo que un juego venga sin ellos. Y si hay alguno que sí es porque seguramente está en acceso anticipado y todavía no los planearon. Pero evidentemente son parte actual de la industria y reflejan un buen sector de ella. Qué tan fácil o difícil sean pueden determinar la compra o no de un juego, o puede hacer que varias personas se unan con un objetivo en común. Además, aunque parezca loco, hay gente que le pone mucho cariño a la hora de armarlos, incluso si no tienen nada que ganar. Y si alguna vez dudan de eso, nomás fíjense la historia que cuenta con ellos Drawn to Death.

ImOctavius

ImOctavius

Redacción. Soldado de Kojima.
Quizás te podría interesar