LA PELÍCULA DE UNCHARTED QUE NO VISTE

Pronto tendremos un live-action, pero no es la primera vez de Uncharted en el cine

Hablar de películas basadas en videojuegos es como desarmar una bomba con los ojos tapados… y ningún cable es el correcto. Como ya sabrán, el historial no es para nada positivo. Y si llega a haber alguna excepción, sigue siendo muy discutida respecto a su calidad y el simple hecho de existir. Algunas son tan malas que llegan a ser buenas, otras no deben ser mencionadas. Y, por algún extraño motivo, unas cuantas desbloquean un hito particular. Aquellas que ni siquiera recordamos que alguna vez existieron. ¿Alguien se acuerda del Max Payne de Mark Wahlberg? ¿Far Cry del 2008? A veces despierto por las noches con sudor frío cuando recuerdo Postal. Sin embargo, hoy no vamos a disparar al azar. Seguramente estén familiarizados con la participación de Tom Holland en la nueva película de Uncharted. Cosas de sobra hay para decir, pero aprovechando su impacto, me gustaría hablar de algo completamente diferente.

¿De donde venimos?

Mientras escribía esto, ya se nos ha revelado el primer tráiler de esta nueva cinta. Quizás buen timing, quizás suerte. Pero creo que muchas de las personas que vayan a leer esto habrán olvidado o hasta omitido un pequeño cortometraje de Uncharted lanzado en el año 2018. De parte de Allan Ungar y Jesse Wheeler. ¿Aún perdidos? La verdad es que, al menos de este lado, su impacto fue más bien pobre. Ojo, dos millones de visitas de YouTube solo en los dos primeros días no es poca cosa. Pero, por algún motivo y al menos en experiencia propia, es algo que tardó en llegar para acá. Si, quizás el reparto más que sobresaliente se quedó un poco relegado a ser considerado de nicho norteamericano. Pero al fin y al cabo estamos hablando de una adaptación de videojuego a filme, ¿cómo no levantó revuelo?

El punto es, que este corto fue genialmente recibido. La excepcionalidad y compromiso de Nathan Fillion como, valga la redundancia, Nathan Drake se elogia hasta el día de hoy. No es un secreto que su carrera actoral a menudo se ha visto relacionada con el mundo «geek» o «nerd». Lo que se suma a su honestidad a la hora de declarar que adora al personaje y que una adaptación de este tipo era lo que el esperaba hace bastante:

«Habría hecho esto incluso si el mundo estuviera contra mi. (…) Es algo que necesitamos en nuestro entretenimiento, esta especie de «no-héroe». (…) Drake no es realmente el héroe. No es el mejor tipo al que acudir pero tenés que amarlo. Es difícil para mi relacionarme con superhombres que pueden con todo. Pero Nathan Drake… con el sí puedo.»

Nathan Fillion

Frame del cortometraje de Uncharted, protagonizado por Nathan Fillion

Sic Parvis Magna

Aparte de sonar bonito, su significado aplica acá perfectamente. «La grandeza nace de pequeños comienzos». Así decía Francis Drake, marcando el rumbo y destino de uno de sus herederos, Nathan. Y al mismo tiempo, quizás dando un vistazo de lo que ocurrió con esta cinta. Volviendo a su director y escritores estoy seguro que nunca oyeron sus nombres. Su relación con Uncharted ha sido siempre de fanáticos. Tanto Ungar como Wheeler lo han demostrado ha través de los años. Con esta película y con sus propias declaraciones. Su intención no era realmente crear un piloto exitoso para una futura serie o largometraje. Fue un proyecto sincero, lleno de ideas muy ambiciosas cuyo único objetivo era ser un tributo a una saga que valoran con el corazón.

De igual manera, su contacto con Fillion se dio por una amistad en común. Y al platicarle del proyecto, rápidamente aceptó. De hecho, Fillion y Ungar han relatado que la gran mayoría del equipo de filmación y similares no estaban al tanto de lo que estaban por hacer. No fue sino hasta que vieron llegar a Fillion con su vestuario, personificando por fin al icónico personaje. Parte de esto se debió a que, para mantener la confidencialidad, todo se desarrolló bajo el título señuelo de «Breaking and Entering». Una referencia a Uncharted 2.


Nathan Fillion junto a Mircea Monroe en el final del corto de Uncharted

A encontrar tesoros

Ahora, si me lo permiten. Me gustaría que me acompañen a desglosar esta obra parte por parte. Como cualquier aficionado a la PlayStation 3, Uncharted tiene un lugar muy especial en mi corazón. Y no pienso dejar pasar la oportunidad de echarles en cara todo el tiempo de vida que he desperdiciado en aprender sobre un personaje ficticio. Y, ante todo, obviamente les recomendaría de manera para nada forzada y obligatoria que vean esta pieza. Si es que no lo han hecho aún, claro. Subtitulada completamente al español.



De primera mano, hay una insana cantidad de fidelidad. El inicio es una copia y pega de la introducción sello de la saga. Una cita del explorador antiguo de turno. Usualmente, esta cita da un vistazo de lo que implicará la trama. En este caso, el tesoro perdido de «Flor de la Mar». Fillion hace un trabajo excepcional a la hora de retratar a Nate. Un tipo despistado, algo hablador y que en situaciones de tensión, elige esconder su nerviosismo con comentarios cómicos que la mayoría de las veces le juegan una mala pasada. Por mencionar algo más, se recuentan las hazañas de Drake. El Dorado del primer juego, Shambala del segundo y una de las demostraciones más claras de fanatismo: Quivira. Un escenario de Uncharted: Golden Abyss, el exclusivo de PSVita que, a menos que realmente te interese la saga, dudo que sepas de su existencia.

No se va a callar, ¿no?

Algo que comentar y que quizás hayan notado, esta versión de Nate es algo más… extrovertida, por decirlo de algún modo. Si, todos sabemos que gran parte del carisma de Nathan viene de no tomarse tan enserio las situaciones y siempre tener algo para aportar. Pero, quizás en este caso, llega a ser algo excesivo. Para nada acaba siendo molesto, especialmente para quienes lo conocemos, pero si que queda algo fuera de personaje. Quizás sintieron la necesidad de abarrotar de comentarios un cortometraje de catorce minutos por miedo a no tener tiempo de desarrollarlo bien.

Dejando eso de lado, Stephen Lang se las arregla para que, en el poco tiempo que Sully está en pantalla, sea tan memorable como en sus versiones de consola. No puedo decir que es la mejor actuación que he visto, más que nada porque tampoco estoy al tanto de sus otros trabajos. Pero la personificación está ahí. El puro siempre en mano, el jugueteo con Nate y hasta su impacto en las aventuras. Demuestra utilidad y una ayuda para el protagonista, algo que muchas veces en los juegos queda en segundo plano.


Stephen Lang interpretando a Sully en el corto de Uncharted

Fanservice por montones

Esta es probablemente mi parte favorita, y si pudiéramos ver las típicas reacciones masivas que se suelen dar en eventos, seguro son los momentos que harían a todos y todas en la sala gritar de emoción. Primeramente, la pelea. Ahora, no soy experto en artes marciales o en coreografías, pero estoy fascinado con lo calcado que está de las capturas de movimiento de los juegos. Hasta la actitud de Nathan en combate. Es que incluso, Nate ejecuta la patada giratoria que por tantos juegos nos ha acompañado. Primero detienen su pie, por lo que Nathan utiliza toda su fuerza para lanzar un golpe devastador con su otra pierna. Realmente, lo único que faltaría para hacerlo exactamente igual, sería colocar la cámara detrás de el. Y hablando de eso…

Probablemente uno de los mejores momentos dentro de lo que podríamos considerar cine de videojuegos. Nate decide saltar de una ventana. Al aterrizar, la cámara se va colocando lentamente detrás de el, la relación de aspecto cambia y por ende eliminando las barras negras, dando a entender que todo hasta ahora fue solo una cinemática. Nathan desenfunda su arma y un simple «como en los viejos tiempos….» es el broche de oro para semejante escena.

Es perfecto, y lo más curioso es que este momento salió por error. Originalmente, al saltar por la ventana, Fillion caería en un techo de tejas típicas. Estas resbalarían y tendríamos otro momento de fanservice. Ya que Nate comenzaría a gritar «No» una y otra vez. Un chiste usual de la saga. Pero la escena simplemente no era posible, por lo que eligieron cambiarla al momento en tercera persona que hoy conocemos y adoramos.


Nathan Drake, interpretado por Nathan Fillion

Solo nos queda esperar

Ahora bien, creo que podemos estar de acuerdo en que el fanservice no hace que un producto sea automáticamente bueno. Es un tema muy extenso que sería interesante cubrir en el futuro pero por ahora, honestamente, ¿qué más podemos esperar de una película de Uncharted? Soy consiente de sus flaquezas como franquicia, no es un producto perfecto. Pero llegó con la séptima generación para dar un mensaje claro: lo más importante es la diversión. Uncharted es exageradamente rimbombástico, excesivo y hasta repetitivo. Pero eso no le impidió llegar a ser una de las sagas más reconocidas y por excelencia de Playstation. Mi punto es que, siendo completamente honesto, voy a disfrutar esta nueva película. Sea el resultado que sea. Mi idea es ir a pasarla bien independientemente de si es fiel a los videojuegos o no. Se ganaron mi corazón desde que vi la escena del avión de Uncharted 3.

Fillion recientemente ha declarado que espera con muchas ansias esta nueva propuesta de parte de Columbia Pictures. En sus propias palabras, lo único que lamenta es que tuvimos que esperar tanto para que esto finalmente pasara. Y si hasta el mismísimo Nathan Drake está ansioso y con sus esperanzas bien depositadas… ¿por qué nosotros no?

Beronicle

Beronicle

Todo comenzó con un Brick Game y ahora acá me tienen. Admirando la portada de Smash Court Tennis Pro Tournament 2 y con un gusto obsesivo por la Game Boy Advance.
Quizás te podría interesar
Nathan Drake y su evolución
ARTÍCULOS
Beronicle

EL VIAJE DE NATHAN DRAKE

La evolución de un protagonista reflejada en sólo cuatro imágenes El tópico de las portadas de videojuegos, incluyendo el debate de si han perdido relevancia

Leer más »