Soda Drinker Pro, caracterizado por su aleatoreidad

Un particular aspecto que no abunda dentro de la industria, la aleatoriedad puede ser un punto clave

Cada cierto tiempo, me toca encontrarme con un título que destaca por un motivo muy particular. Y al ser un suceso poco común, estas experiencias suelen acompañarme por un largo tiempo. Y no solo eso, sino que también me gusta tener un registro de las mismas. Claramente, estoy hablando de aquellos videojuegos que presentan la aleatoriedad. Claro, esta se puede encontrar, por ejemplo, en el humor de muchas historias que se nos relatan. Pero existen determinados títulos que se las arreglan para hacer de esta un eje central. Y tomando en cuenta algunas de mis sesiones recientes. Creo que ya tengo una lista lo suficientemente sólida para sustentar un artículo entero. No solo cubriendo los juegos en sí, pero también de lo que los hace dignos de llamarse aleatorios

Iniciamos la carrera

Pese a lo que pueda aparentar, la aleatoriedad en este medio no es tan nuevo. Y gran parte de sus inicios se lo debemos a la escena indie. La globalización y expansión del Internet le permitió a la juventud del nuevo milenio encontrarse con un mundo que aceptaba su gusto por temas como la informática o por consecuente, los videojuegos. El desarrollo del mercado indie comenzó a tomar fuerza y la inmediatez de opciones como los juegos flash, dieron lugar a una explosión de creatividad. Incluyendo también, retorcidas pero interesantes premisas y estilos de juego. Si hacemos memoria, muchos de los juegos flash carecían de un real sentido. Dando origen a una aleatoriedad que alcanzaría uno de sus puntos máximos con Hot Throttle.

El frenético juego de carreras de ¿humanos? Ideado por Jonatan Söderström, mejor conocido como Cactus. Que tal vez les suene por su participación en proyectos como Hotline Miami. En este caso, nos encontramos con un título de carreras humanas. Pero no todo es tan simple, no es una competencia de atletismo. Ya que los participantes corresponden a hombres que se identifican con un automóvil. Por lo que imitan las poses, sonidos y hasta costumbres de un vehículo. Consumiendo gasolina y estando desnudos porque bueno, los autos no usan ropa. Avanzamos por mundos que se vuelven más y más extraños. Mostrando peculiares personajes que de cierto modo, logran comprenderse con la aleatoriedad del protagonista. Todo acompañado a una estética chirriante y pixelada.


Extracto de Hot Throttle, demostrando la aleatoriedad de su premisa y desarrollo
Hot Throttle se estrenó en el año 2011 y desde entonces, ha pasado bastante desapercibido, lo que empeoró con la extinción de Flash

Vamos a flashear un rato

Tenemos que volver atrás en el tiempo, precisamente a la quinta generación de consolas. La primera entrega de Sony en este campo fue bienvenida por un éxito rotundo. Ganando una rápida y creciente popularidad que claramente sigue sosteniendo hoy en día. Y parte de su fama en el momento, surge a partir de la facilidad de programar y colocar juegos en una unidad de disco en comparación a los cartuchos. Claro, no fue la primera, pero si que expandió ese modelo. Igualmente, esto no fue precisamente la oportunidad para desarrolladores independientes. Ya que era muy extraño encontrar títulos sin licencia. Además de que los tópicos, dados los tiempos y menor tamaño del medio, eran menos restrictivos.

Estas características le permitieron a Hiroko Nishikawa plasmar sus sueños de los últimos diez años en un primitivo motor en primera persona. Dando origen a LSD: Dream Emulator. Una experiencia de sonidos, colores, situaciones y escenarios que nunca se ha vuelto a ver. Sus incógnitas y profundidad son tales, que ni siquiera se está seguro de conocer este título por completo. Incluso su wiki advierte que cualquiera que posea información nueva, se sienta libre de incluirla. En este sentido, se crea una aleatoriedad que gira en torno al gameplay. Saltando de manera incomprensible de mundo en mundo sin un real objetivo o incluso sentido dentro del propio universo del juego.


Gameplay de LSD: Dream Emulator.
Comúnmente, se asocian las siglas del título con la droga alucinógena, pero lo cierto es que esto es solo una coincidencia

Tomemos un descanso con una refrescante bebida

El siguiente título lo mencioné rápidamente en mi nota anterior. Pero para rememorar, Soda Drinker Pro es el simulador número uno de ingerir bebidas altamente gasificadas. Lanzado en el año 2016, bajo el motor de Unity y desarrollado por Snowrunner Games. El título nos presenta una premisa sencilla y sin complicaciones. Tomar gaseosa en diferentes escenarios que se vuelven más y más incomprensibles. Dentro de estos mundos, nuestros objetivos se dividen en cuatro: caminar, tomar nuestra gaseosa, recoger las gaseosas bonus y principalmente, explorar los escenarios.

Algo que probablemente noten al iniciar el título, es que caminamos lento, muy lento. Y aunque puede parecer molesto, también es cierto que este diseño funciona como una excusa para que el jugador se tome su tiempo en cada mundo. Ya que el real encanto y aleatoriedad de este título pasa por eso, explorar mundos como un parque, el espacio, un viaje en auto o el interior de una boca humana. Todo junto a extraños audios en los que distintas personas nos explican su amor por las gaseosas.


Pantalla de inicio de Soda Drinker Pro
Pese a su apariencia, el juego se toma muy enserio a si mismo, incluso con un menú de opciones en el que medimos cosas como efervescencia y cantidad de azúcar

El santuario final

Algo que probablemente ya hayan detectado, es que se suele relacionar el concepto de lo aleatorio y extraño con la comedia. Es muy común pensar que este elemento de lo inesperado se usa para sorprender con un humor sin sentido. Y esto, se respalda con la estética y presentación de los títulos expuestos anteriormente. Los colores, las tramas (o la falta de ellas) y los aspectos que componen a cada uno de ellos. Pero esta, no es la misma situación con Sanguine Sanctum, donde atravesamos mundos para ofrecer vitalidad a un ser desconocido.

Oscuridad y obediencia, cuatro mundos a nuestra disposición donde deberemos cumplir ciertas tareas. Estas no son tan claras pero si intuitivas. En los mundos parecen habitar almas en pena caminando sin fin pero haciendo caso omiso a nuestra presencia. Y dentro de estos, todo parece girar en torno a un núcleo. Un corazón central que deberemos raptar. Y una vez que este se encuentre bajo nuestro control, debemos ofrecerlo a un pozo del que emerge una masa con vida propia. Y esto es todo lo que me dispongo a explicar, ya que merece mucho la pena darle una oportunidad.


Primer mundo de Sanguine Sanctum, introduciendo su aleatoriedad.
Sanguine Sanctum no cuenta con una banda sonora, lo que aporta a un sentimiento de soledad e inquietud muy efectivo

Composición y conclusiones

Estos cuatro ejemplos funcionan para comprender las partes de la aleatoriedad. Ya sea como elemento, o como eje central. Empezando por Hot Throttle, la conversación gira en torno a la utilización de la estética y premisas psicodélicas que funcionan como el envase para desarrollar un videojuego con un cierto grado de comprensión. En resumen, las excusas o justificaciones, mayormente narrativas, para iniciar el juego. En segundo lugar, LSD nos relata las herramientas mecánicas de un videojuego aleatorio. Objetivos nulos, controles sencillos y un modelo que se encuentra en constante cambio. Confundiendo y rotando las expectativas del jugador o jugadora de manera constante.

Por otro lado, Soda Drinker Pro aporta la diversidad y simpleza con la que este elemento puede funcionar. Mostrando que la aleatoriedad no depende solo de las locuras plasmables en gráficos o de conceptos. Sino que una idea fuera de lo común es lo suficientemente poderosa como para definirlo. Además de que enseña a no guiarse solo por las apariencias. Finalmente, Sanguine Sanctum propone una visión innovadora: no es necesario girar tu ambiente en torno al humor para hacerlo aleatorio. Esa incertidumbre y adrenalina gatillan en el público la idea de que cualquier cosa podría pasar. Y esta táctica sorpresiva si bien no se ve a menudo, ha comenzado a tomar fuerza. Por lo que recomiendo estar atentos al por venir de este elemento, aunque bueno…tampoco tenemos claro el qué tenemos que esperar.

Beronicle

Beronicle

Como muchas y muchos, me inicié con un Brick Game. Ahora acá me tienen, admirando la portada de Smash Court Tennis Pro Tournament 2 a medida que me trato de hacer un lugar hablando de mi pasión, los videojuegos.
Reseña de Forza Horizon 5 ¿vale la pena?

RESEÑA DE FORZA HORZION 5

El mundo abierto de México nos espera para unas cuantas carreras Playground Games ha tenido un año extra para desarrollar su juego bienal, pero lastimosamente