¿Qué es el crunch? La explotación en los videojuegos

Desgraciadamente, esta es una práctica cada vez más común en la industria de los videojuegos. El principio, presente y futuro de uno de los eventos más importantes de maltrato en los videojuegos y en la industria

El Crunch es entendido como las prácticas de trabajo insalubres o de explotación laboral en la industria de los videojuegos. A pesar de que ocurre en todos los empleos existentes, el término tuvo mayor reconocimiento dentro de la industria del gaming. Es por eso que el maltrato laboral y los videojuegos están siendo muy relacionados actualmente.

Con el paso de los últimos años, el maltrato en los videojuegos por parte de las empresas más grandes se ha ido evidenciando cada vez más. Casos de abuso, acoso, amenazas de despidos, horas extras sin paga y ausencia de días libres son algunos ejemplos de Crunch. Estas prácticas perjudican directamente a los empleados, siendo estos desarrolladores, animadores, diseñadores y guionistas entre muchas otras cosas. Por mucho tiempo no han tenido una forma de modificar estos escenarios hasta la actualidad donde el contexto se ha modificado.

Desde 2020 varías compañías han estado en el ojo de este conflicto. Activision Blizzard, CD Project Red, Naughty Dog y Ubisoft fueron los casos más mencionados. Sin embargo, los primeros dos fueron los que más destacaron y aún tienen repercusiones y conflictos legales.



La pandemia y la expansión del maltrato en los videojuegos

Con la aparición del COVID-19 y los países que realizaban cuarentenas estrictas, todos los empleos se vieron afectados. Algunos se adaptaron a la modalidad en línea, mientras que muchos otros tuvieron que seguir trabajando presencialmente. Lo mismo ocurrió para la industria de los videojuegos. Mientras que algunas empresas adoptaron trabajar desde casa, otros realizaban tareas de manera hibrida y para otros todo siguió igual.

A pesar de que los usuarios se vieron beneficiados debido a los mayores tiempos de juego que tenían, los desarrolladores no. Uno de los principales exponentes del Crunch en estos tiempos fue CD Project Red. A medida que la fecha de salida iba alcanzando a su último juego, Cyberpunk 2077, los casos de maltratos se fueron conociendo.

Es particularmente irónico pensar que la desarrolladora atrasó la fecha de salida (varias veces) para pulir el titulo y evitar estas situaciones. Sin embargo, los trabajadores empezaron a hablar. Entre las principales críticas, aparecían personas sosteniendo que tuvieron que trabajar horas extras sin paga, como también perder días de descanso. A su vez, constantes amenazas de despidos y promesas de incrementos de sueldo o pagos que nunca llegaron. Y como si fuese el colmo, todo esto se vio reflejado en el juego final. Problemas de optimización, bugs constantes y la incapacidad de algunas consolas de correrlo de manera decentemente estable.

El único lado positivo que tuvo todo este conflicto es que fue el desencadenante de un proceso revolucionario en la industria. Muchos otros trabajadores, hombres y mujeres, se han manifestado en contra de las políticas y prácticas de distintas empresas. Tanto es así, que hoy en día, Activision Blizzard sigue dentro del ojo de la tormenta. Viviendo las consecuencias inmediatas de comportarse igual que sus competidores.


Una de las consecuencias del Crunch es la falta de calidad en el producto final.

Activision Blizzard y el levantamiento de sus trabajadores

Todo empezó luego de la innegable fuerza que tuvo el caso de CD Project Red y Cyberpunk 2077 sobre la industria del gaming. Durante 2021 empezaron a aparecer varias denuncias y críticas a los altos cargos de Activision Blizzard, en especial a Bobby Kotick, el CEO de la desarrollador desde hace muchos años. Pero este caso iba mucho más lejos de que exista maltrato en la producción de videojuegos. Las principales denuncias a la compañía establecían casos de abuso, acoso, intentos de violaciones, la existencia de un ambiente machista y diferencias salariales solo por el género.

Pero el quiebre se dio gracias a un informe del The Wall Street Journal. En este se entrevistaba a un ex miembro del grupo directivo de Activision Blizzard, el cual afirmaba que Kotick sabía todo lo que ocurría en su empresa hace años. Esto generó el enojo de los y las trabajadoras. Estas últimas siendo el eje central de la protesta y centrándola desde una visión feminista. En forma de reclamo se iniciaron acciones legales que siguen en proceso. Además, los trabajadores realizaron una movilización en las puertas de los estudios, paralizando la producción por toda una semana.

Muchos fueron los dichos de Activision para defenderse de estos ataques, pero en ningún momento Bobby Kotick realizó algún comentario al respecto. Las acciones más normales fueron las renuncias de altos cargos o sus “supuestos” despidos. Menciono “supuestos” ya que con el tiempo se supo que muchos involucrados solamente habían cambiado de puesto para evitar mayores complicaciones.


Una de las consecuencias del maltrato en la industría de los videojuegos, es el resultado de muchos titulos y juegos

La compra de Microsoft a Activision Blizzard

Con la compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft a principios de 2022, mucha gente se ilusionó con los posible cambios que habría sobre la empresa de Bobby Kotick. Para esta altura, Activision seguía recibiendo denuncias por acoso, abusos y maltratos. Por lo que todo podría decir Xbox específicamente iba a ser muy importante para el curso de los acontecimientos. Días después de la adquisición, Phil Spencer envío un mensaje a la comunidad de jugadores explicando su posición ante los conflictos por maltrato en los videojuegos de Activision.

“Como empresa, Microsoft está comprometida con el camino hacia la inclusión en todos los aspectos de los videojuegos, tanto para los empleados como los jugadores. Valoramos profundamente las culturas de estudios con las que trabajamos. También creemos que el éxito creativo y la autonomía van de la mano con tratar a cada persona con dignidad y respeto. Queremos extender nuestra cultura de inclusión proactiva a los grandes equipos de Activision Blizzard”, explicaba el CEO de Xbox Gaming a través de un comunicado oficial.

Sin embargo, meses después se conoció que ni Phil Spencer ni Bobby Kotick habían realizado charlas para acordar el futuro de la empresa. Por lo pronto no parece que Microsoft tome cartas en el asunto, dejando así a Activision Blizzard resolver sus problemas por su cuenta. En cierta forma es desalentador ver como se perpetua todo este maltrato en los videojuegos. Pero hay que entender que, al fin del día, son todos negocios y las grandes cantidades de dinero movilizan las acciones de las personas.

Las ganancias y los millones movilizan a las empresas. Si no fuese así, luego de que Xbox declarase realizar de manera «diferente» las cosas con Activision Blizzard, no la hubiese comprado por 70 mil millones de dólares. Es decir, su discurso de paz y armonía en la industría, se contradice con sus acciones como empresa. Aún sabiendo las multiples denuncias que Activision Blizzard recibio en su contra.


Imagenes promocionales de la compra de Microsoft a Activision, Blizzard y King por 70 mil millones de dólares

Como no mantener el maltrato en los videojuegos

Varios grupos se han formado para apoyar a los trabajadores de la industria de los videojuegos contra el maltrato laboral. Actualmente, uno de los que más fuerza tiene es el sindicato Game Worker Alliance. Éste surgió como respuesta al silencio de Bobby Kotick y ante la falta de ayuda que caracteriza al gaming.

Game Workers Alliance fue fundada por veintiocho trabajadores que juntaron un total de 1800 firmas. Estos empleados que dieron lugar al sindicato pertenecen al equipo de desarrolladores Raven Software. Éstos desarrollaron títulos como Call of Duty: Warzone, Marvel Ultimate Alliance y Call of Duty Black Ops: Cold War, entre muchos otros.

¿Pero porque no existía un sindicato en el sector de los videojuegos? En primer lugar, Activision Blizzard se encuentra en Estados Unidos, siendo el país de libertad por excelencia. Empero, esta libertad esta en contra de la forma de sindicatos y/o grupos que permitan la unión de trabajadores. Desde los cargos más altos siempre es una idea que se rechaza y se la postula como un ataque a la libre elección de los empleados.

Sin embargo, Estados Unidos esta viviendo un clima de cambio. Siendo que Game Worker Alliance no es el único sindicato en contra del maltrato en los videojuegos. Por su parte grupos de trabajadores de Apple y Amazon han podido realizar su unión y formar sus propios sindicatos.

Y aunque parezca complicado unir a muchas personas, éste es el camino que muchos buscan para mejorar el espacio en el que los jugadores disfrutan y pasan miles de horas al año. Ya que, sin los propios trabajadores que desarrollan, guionizan, dibujan, diseñan y demás, muchas de las historias que nos atraparon alguna vez, nunca existirían.

Federico Galante

Federico Galante

Fanatico de los videojuegos, Pokemon, Wolfestein e Isaac.
Quizás te podría interesar
ARTÍCULOS
Redaccion

PC GAMING SHOW: ¿PC?

Una edición donde las circunstancias y la gente reaccionando en el chat fueron más especiales que el mismo show más los juegos mostrados. ¿Qué hace

Leer más »
RESEÑA DE HELLBOUND, EL DOOM ARGENTINO
RESEÑAS
Peterkingdom

RESEÑA DE HELLBOUND

¿El Doom argento? Hellbound nos viene a refrescar la memoria, de una ñapi, los grandes juegos de los 90’s. Doom, Quake o Duke Nukem marcaron

Leer más »