bugs en videojuegos 2020 cyberbug 2077

La web está creciendo cada vez más gracias a todo el apoyo que nos brindan. Es por eso que en conjunto con el resto del equipo de BG decidimos empezar a publicar todos los domingos una nota comunitaria. En ella vamos a estar charlando y exponiendo distintos puntos relacionados a una temática semanal en menos de 150 palabras. La intención es generar un lindo debate o recomendar algo según el tema semanal, en este caso: los juegos con bugs.

Para poner en contexto, con el reciente lanzamiento de Cyberpunk 2077 (o como algunos lo llaman: Cyberbug 2077) se volvió a poner en boca de todo el mundo una cosa: apurar el lanzamiento. Es por eso que decidimos contar nuestras experiencias con estos molestos problemas: bugs, glitches, clipping, mal framerate y demás problemas de un juego que debía ser desarrollado más tiempo.

Una experiencia con bugueda:


Battlefield 4 es uno de mis shooters favoritos y probablemente mi predilecto de la saga. El problema es que tiene un bug en la campaña que tarde o temprano el progreso se termina eliminando automáticamente. Uno tiene que terminar este modo lo más rápido posible porque en cualquier momento la partida puede desaparecer de golpe. Si uno quiere desbloquear coleccionables y trofeos, va a tener que hacerlo todo de una. Además tampoco la campaña es lo suficientemente buena como para que uno esté incentivado a rejugarla. Seis años después este error sigue vigente en el juego. Podría haber elegido Skyrim pero a esta altura cualquier error que exponga no le sorprendería a nadie. Dejémoslo con que tuve que empezar de nuevo la partida con decenas de horas ya jugadas.


Por mucho tiempo me tuve que acostumbrar a los fallos y aunque no se trate de errores como tal, vale la pena mencionarlos. Mi anterior computadora no terminaba de ser un costoso pisapapeles, así que me tuve que acostumbrar a la decepción de no cumplir con requisitos mínimos. Fuera de eso, la mayoría de fallos se concentran en mi experiencia consolera. Tengo varios recuerdos de mi PlayStation 3 reiniciándose porque Drakengard 3 no está bien optimizado para el motor Unreal. Fatídicos momentos de trofeos que nunca se desbloqueaban impidiéndome completar títulos al cien por ciento. Pero la escena de computadoras no es perfecta, la versión de Bully en Steam está completamente rota para todo lo posterior a Windows7. Así que no es sorpresa que más de una vez perdí mi progreso en un videojuego que he terminado más de veinte veces, y no exagero.


En mis años jugando videojuegos no tuve muchas experiencias con bugs o glitches, o al menos ninguna que me haya marcado mucho. La que más recuerdo es una reciente jugando Among Us con amigos. Como es normal al comienzo de las partidas, dos personas se desconectaron por un error de internet. El problema surgió cuando, luego de casi 15 minutos, nadie había muerto. Ahí nos dimos cuenta que los impostores eran los desconectados, pero el juego nunca lo registró. No sorprende al tratarse de un juego desarrollado por tan pocas personas y la experiencia produjo más risas que otra cosa.


Creo que uno puede encontrarse con dos tipos de bugs distintos. Los que rompen el juego por completo, como por ejemplo en My Summer Car donde de repente tu auto se puede volcar, porque si, en medio de la calle, dejándote a pata hasta que cargues el último punto de control perdiendo así todo tu progreso u obligándote a usar mods. Pero también están los que aportan y agregan a la experiencia del juego como el conocidísimo bug del parque en GTA IV con el que pase horas y horas divirtiéndome tirando autos y ambulancias por el aire, en ese caso dándole una nueva dimensión para disfrutar del juego en sí.


He tenido la oportunidad de ser modder, mapper y sysadmin, por lo que romper juegos es casi rutina, pero no siempre fue así. Antes de todo eso, una de mis primeras experiencias fue a los 7 años. Para ese entonces mi juego principal era Quake, donde descubrí la magia del rocketjumping. Si bien la mecánica no era 100% intencional, tampoco era un bug. Por otro lado, esa misma técnica permitía realizar skips groseros en todo el juego, pudiendo pasar niveles enteros en segundos con uno o dos saltos bien puestos. En el modo multijugador era mucho peor, ya que desactivar el fuego amigo también negaba el autodaño del rocketjump. Más tarde, la llegada del Internet me mostraría que era una técnica conocida y común, vital para el speedrunning.


Mi experiencia con bugs o cosas por el estilo es casi nula, por el simple hecho de que casi nunca jugué juegos en su versión 1.0 o similares. En consolas soy el típico suertudo que nunca tuvo un problema con juegos como Assassin’s Creed Unity; pero todo cambió cuando la nación del PC atacó. Solo confié, en un estudio, dos veces en mi vida como para precomprar un juego: Dishonored 2 (Arkane) y Cyberpunk 2077 (CD Projekt). Ambos son estudios que marcaron un antes y un después en mi vida, pero sus lanzamientos… ¡mamita querida! El primero andaba a pedazos y el segundo bueno, inspiró esta nota comunitaria…


Y luego de conocer la experiencia de todos, creo que tenemos una moraleja: Nunca precompren juegos y siempre esperen un tiempo a que solucionen los bugs u otros problemas (a menos que sea un juego de EA). Porque aunque el desarrollador haya hecho un juego previo fenomenal, siguen rindiendo cuentas a los accionistas, que van a intentar recuperar rápido su dinero apurando el juego y obligando a que el estudio tenga un lanzamiento desastrozo.

Gilpster

Gilpster

El hombre orquesta responsable del sitio, también soy un iluso soñador, amante del asado y de los videojuegos ¿Algo más...? ¡ah si! no, en realidad no.
Quizás te podría interesar